martes, 23 de octubre de 2007

16 pasos para alimentar los sentidos



Para alimentar los sentidos hay infinidades de formas. Unas más placenteras que otras, y siempre preferiremos aquella que alimente nuestro sentido consentido. Los pasos que hoy les presento fueron unos que no sólo alimentaron los míos, sino los de alrededor de 33 (creo que no contamos bien) personas que se dejaron contagiar. El contexto fue una audición que Mauro Z, Sama, la hormiga (una amiga que no publica aquí) y yo organizamos para escuchar a tres de nuestros cantantes favoritos del rock argentino:


  1. Encuentre un lugar con muchas tonalidades de luz. Donde pueda tener claridad y oscuridad. Las velas son geniales para generar estos espacios.

  2. Aproveche la oscuridad para tocar. Siéntese en el suelo, toque las paredes, los cojines, la madera, la parafina de las velas, la comida, el vidrio de las copas, a la gente. Toque y déjese tocar.

  3. Procure que el sitio que escogió también alimente su gusto y su olfato. Un plato que incluya sabores de la comida criolla es ideal. Usted podrá sentir el crujir de una tostada de plátano en su boca mientras los jugos de una carne llenan sus mejillas de saladas sensaciones.

  4. Un vino tinto será siempre un buen acompañante. Sienta como el alcohol fermentado sube acariciando y durmiendo a la vez sus fosas nasales con un cosquilleo. Cosquilleo que danzará después tranquilamente en su boca en una batalla muda con los sabores que degustó antes. Después, el alcohol relajará su cuerpo para la función.

  5. Aliste su oído, porque de ahora en adelante por él entrarán una gran cantidad de sensaciones que lo elevarán y lo sumergirán en profundos océanos en cortos intervalos. No quiere decir que sus demás sentidos no se estimularán con la función, pero inevitablemente si cierra los ojos usted encuentre, gracias a sus oídos, comfort y música para volar.

  6. Si al comienzo se siente raro, no se preocupe. La gente que siente, va a desaparecer. El mundo, la considerará un circo. Pero mientras sea circo, gócelo. Ande liviano, no se llene de equipaje, vuele un poco y de vez en cuando imagine un dinosaurio manejando un jeep camino a la ciudad.

  7. Ahora que está viendo rayos, culebras, dinosaurios, no se preocupe. No abra los ojos, usted está listo ahora para robarse un trozo de labio de quien lo acompaña, para degustar ese suave aroma de la piel del otro, y para brindar algo de su sangre y de su carne. Nadie lo va a juzgar por eso. Al fin y al cabo usted hace parte en este momento de una familia muy normal. La familia que se atreve a sentir. La familia que se prepara para la muerte, ya sea escribiendo canciones o disfrutando la vida.

  8. Debería romper la ilusión. Esa frase pasó de repente por mi cabeza y me retornó al mundo real de nuevo, al mundo normal. Un mundo menos etéreo, más animal, más carnal, un mundo que se vive, no se piensa. Un mundo que corre más rápido que nosotros. Que tiene estaciones que nos permiten soñar, pero que sólo se detiene cuando cerramos los ojos y sentimos. En ese momento podemos ver imágenes que quizás no podamos pintar con un crayón. Quizás porque todos somos artistas. Muchos no lo sabemos, pero cuando comenzamos a sentir, comenzamos a transmitir los sentimientos de forma agradable a los sentidos de otros. Logramos cosas extraña e insospechadamente hermosas. Incluso, en la ausencia de las almas. Para mí, que es el amor, después del amor.

  9. Sus manos, hace rato que no sienten alrededor, pues usted ya comenzó a elevar su voz al ritmo del conjunto de la gente que lo acompaña. La emoción de tener cerca de los artistas que generan estas letras que a su vez le generan estas sensaciones se apoderan de usted, y pronto está elevando la voz por encima de la del resto para gritar aquí también, no creías que estabas lejos.

  10. De repente alguien le toca con dos golpes y lo despierta. El público ha despertado, mientras Charly estaba con Mariel y Marly bajaba el volumen usted despertaba y volví a servir vino en su copa. La mira, la huele y con nostalgia sabe que hay recuerdos que no quiere borrar, personas que no va a olvidar, aromas, como ese del vino, que se quiere llevar y silencios que prefiere callar. Así que canta, y esta vez más alto eso que siente. Mientras canta, recuerda allí donde quiso estar, allí tan cerca de desesperar, allí donde aprendió que la vida es gas, donde se le aplazó la formalidad por sus problemas de gusto hacia la sociedad.

  11. La nostalgia se apaga de repente con el estruendo coro de una canción que comienza nostálgica pero que pronto su energía pone a volar con alas de colores a la gente. Ahora todos yiran y yiran, todos bajo la luz de las velas, todos comienzan a mostrarse como son, pues ya su corazón los delató. Dedican ahora sus necesidades básicas a quien lo acompañe en su normal y edípica relación. A esa persona que conozca las palabras que jamás le va a decir. Y lo dedica porque sabe que necesita a alguien que lo puede estimular a uno cuando esté mal, cuando esté solo. Aprovecha este momento de efusividad para hacerlo saber.

  12. Claro, ya es el momento. A casi a la mitad de la velada, es el momento justo. Las notas en portugués se mueven rítmicamente por el ambiente y aunque sólo dos personas canten, se siente la rumba en el cuerpo de los presentes. Es la forma perfecta para esconder la dedicación anterior que puso al descubierto los sentimientos de varios. Es hora de ponerse detrás del corazón y moverlo lentamente, pausadamente, coquetamente. Es el momento de estallar de euforia y de confiar en su amor, confiar en su sentimiento. Y confíe en él, así sienta un mareo de baja presión. No tema, así vengan fantasmas del pasado y recuerdos de su conciencia incendiada con sus demonios. No importa, siga adelante, ahora usted es un ser sensorial. Si no lo hace. Si no se arriesga. Sentirá de nuevo que el vacío es un lugar normal, que la sal no sala, que el azúcar no endulza. Sentirá cómo se le va su parte del aire. No la deje ir, arriésguese. Usted la lleva para que lo lleven. Así que adelante, el miedo a la pérdida ya pasó y usted se siente ahora mucho mejor.

  13. Detrás de ella, ahora busque su piedra filosofal, en los 7 locos, en el mar, en el cadáver exquisito, en no tener piedad, en la quinta esencia de la música, dentro mío en el amor y en el odio. Vaya en esa búsqueda, vaya por el río, vaya a la deriva. Búsquela, porque ella no vendrá hacia usted. Así se lo pregunte, así usted crea que no pueda amarla, así ella no cambie como el sol y parezca tan distante. Pero si insiste, usted sabe muy bien que la conseguirá.

  14. De todos modos recuerde que todo lo que le hace bien también le hace mal. Que para conseguirla, tendrá que sufrir, que dará vueltas y más vueltas que le pedirá la vida para tratar de reaccionar. Que en esas vueltas encontrará varios crímenes sin resolver, vicios, hasta usted será un vicio. Mejor sálgase un momento al lado del camino. Encontrará que todos los que aún quedan en la sala se encuentran ahí, esperando, rechazando, protestando, caminando un poco más lento, asumiendo posiciones y cantando, sintiendo. Son prófugos del camino. Todos son cómplices de la búsqueda. Se sienten como yendo de la cama al living, algo locos, algo fuera de lugar, pero se dan cuenta que con la noche se va la gente, se cierra el circo, el viento se lleva todo y quedan cosas que nunca se va a llevar y usted las acompaña. Ahora usted no se cree que todo haya ido tan mal y ve una pequeña luz de esperanza. Con esa luz, abre los ojos, siente las dos jarras de vino recorrer sus venas, y con pausado ritmo le agradece a los pocos que quedan y a los que se fueron la asistencia, les agradece que hayan querido sentir: gracias por venir.

  15. No te olvides nunca que esta canción durará por siempre, por eso mismo yo la hice así. Siempre va a estar allí, así no exista conexión con los demás, esas canciones que le generaron todos esos altibajos sensoriales son su cable a tierra. Esas canciones le hablan directamente a su corazón, lo envuelven, lo llaman le permiten volar, pero no lo dejan ser arrastrado por toda esa gente hablando, hablando a su alrededor.

  16. El punto más alto de la noche está por culminar y su satisfacción es enorme, con los ojos abiertos, sintió entrar la música por sus dedos, subir por sus brazos, lentamente atravesar sus hombros para posarse en su garganta, hacerlo cantar, y degustar del olor de esa música. La sobrecarga de emociones le hace desear un loop protagónico. Entonces llega el viernes 3 am un poco antes de tiempo y usted siente en su voz sólo un pálido adios. Recuerda todo lo que pasó en la noche, y cómo le hizo bien, tanto como le hizo mal, cómo le hizo odiar, tanto como querer más. Como usted saldrá gritando del lugar con toda la adrenalina en los más altos niveles para volver a la su ciudad de pobres corazones.
Nota: Después de saber los pasos para alimentar los sentidos, les comparto las letras que escuchamos para que ustedes juzguen si ellas nos lo permitían o no. Y pueden observar la fotos Aquí, o dandole click en el título.

1 G Dinosaurios 2 F Circo beat 3 C Soda Stereo - Entre caníbales (Comfort & Música Para Volar) 4 G Mr. Jones 5 G Canción para mi muerte 6 F Normal I 7 C Gustavo Cerati - Canción animal (Once Episodios Sinfónicos) 8 G Estación 9 G Quizas Porqué 10 F El amor después del amor 11 C Soda Stereo - Un misil en mi placard (Comfort & Música Para Volar) 12 G Mariel y el Capitan 13 F Brillante sobre el mic 14 C Gustavo Cerati - Pulsar (Amor Amarillo) 15 G Aprendizaje 16 F Mariposa Tecknicolor 17 C Soda Stereo - Corazón delator (Doble Vida) 18 G Necesito 19 G De Mi 20 F Rumba del piano (versión portugués) 21 C Gustavo Cerati - Paseo inmoral (Bocanada) 22 G No me dejan salir 23 F Ambar violeta 24 C Soda Stereo - Ella usó mi cabeza como un revólver (El Último Concierto) 25 G La Sal no Sala 26 F Parte del aire 27 C Gustavo Cerati - Te llevo para que me lleves (Amor Amarillo) 28 G Me siento mucho mejor 29 F Cadaver exquisito (Euforia) 30 C Soda Stereo - Hombre al agua (El Último Concierto) 31 G Cerca de la Revolución 32 F Tumbas de la gloria (el que tiene al final las tumbas) 33 C Gustavo Cerati - Crimen (Ahí Vamos) 34 G Vicio 35 F Al lado del camino 36 C Soda Stereo - Prófugos (Signos) 37 G Yendo de la cama al living 38 F Lo que el viento nunca se llevó 39 C Gustavo Cerati - Puente (Bocanada) 40 F Cable a tierra 41 G Chipi – Chipi 42 G Hablando a tu Corazón (con Mercedes Sosa) 43 C Soda Stereo - Zoom (El Último Concierto) 44 FG Viernes 3am (Fito y Charlie) 45 FGC Ciudad de pobres corazones (Fito, Charly y Cerati)

kxi

6 comentarios:

Mauro Z dijo...

De haberseme preguntado a mi, hubiera dicho que aquella noche fue inefable... pero con este texto me has desmentido, sí se podía describir con palabras, aunque dudo que hayan muchas otras que lo puedan describir mejor de lo que acabas de hacerlo.

En realidad me alegra que todo haya salido tan bien, gracias a los anfitriones por ayudar, gracias a los asistentes por participar y disfrutar, y solo deseo que muchos otros tengan en su mente recuerdos tan agradables como este que aqui se encuentra.

kxi dijo...

No quería escribir ningún comentario al respecto de esta entrada hasta no leer los comentarios de los demás, pero creo que debo decirlo: Leer la entrada sin estar escuchando de fondo el cd de la GFC no es lo mismo. Les recomiendo poner de fondo las canciones que se adjuntan al final para que los sentimientos no sólo sean descritos sino que se alcancen a sentir brevemente.

Macaco dijo...

hummm... a mi no me dieron el CD... donde lo reclamo?

Andres dijo...

Pero al menos estuviste ahi Macaco, a mi ni me invitaron :P

Mauro Z dijo...

¿No te llegó la invitación? que mal, siendo amigo de dos de los anfitriones, tendré que hablar con ellos.

Pero bueno ten certeza que para la próxima te llegará.

Y Macaco, pos tocará quemarte uno para ti, para que escuches música en tu nuevo carro... a cierto que no tiene reproductor MP3 :P

Stefanny dijo...

J con este texto fue posible disfrutar doblemente la GFC,,,