lunes, 22 de octubre de 2007

El sueño del paraíso

Recién estrenándome como escritor en este blog, empiezo a cometer mis primeras inconsistencias. Voy a hablar de mal cine. Hasta ahí todo bien, pero no voy a empezar con los clásicos del mal cine con el que quería (Rocky Balboa (6? 7?), Spiderman 3...) y que les había prometido a kxi, Sama y Mauro Z.
Todo porque el miércoles anterior fui muy juicioso a ver cine nacional (Colombiano) y me lleve una sorpresa muy desagradable de la cual mi novia también fue víctima.

El sueño del paraíso es una película que habla acerca de la emigración japonesa hacia Colombia por el año 1930, y cómo esto fue desencadenado (supuestamente) por la lectura de la novela "La Maria" de Jorge Isaacs. Hasta ahí lo único rescatable de la película, que no habla de drogas o violencia, como el 99.9% de las demás.

Pero ahí termina lo bueno. La dirección es pésima, los actores parece que estuvieran aprendiendo, o que no tuvieran ganas de participar (incluyendo a los localmente conocidos Alejandro Buenaventura y Jaime Riascos).

Las escenas eran insoportablemente alargadas, como la vez que se conocen las colonias japonesas y alemanas. Empieza en una mesa donde están los alemanes, y los japoneses pasando por un pasillo al fondo desde donde se ve la mesa. Por ahí pasa cada uno de los japoneses, y por cada uno que pasa, le hacen un acercamiento, un plano general, un acercamiento a un alemán y otro plano general. Pasa el japonés, llega otro, y se vuelve a repetir. ASÍ POR CADA UNO DE LOS 20 JAPONESES Y ALEMANES!!!

Pero lo que definitivamente me hizo volar la tapa de los sesos, y al mismo tiempo partirme de la risa, fue la escena donde un japonés muere, atravesado por una pácora (una especie de machete de corte, popular entre los cañeros), donde, cual teatro infantil, el muerto (para entonces se supone que lo estaba) está sosteniendo la pácora, rodeado de 20 extras, japoneses por supuesto, todos con cara de acontecidos, mientras el muerto estaba respirando alegremente, o al menos moviendo atrevidamente su abdomen incesantemente como se supone que NO lo haría un muerto.

Yo me imagino, que la embajada japonesa debió sentirse muy halagada cuando le pidieron su participación para esta producción. Que estuvieron felices de enviar una representación de paisanos, e incluso artículos tradicionales, como jarrones y kimonos, al igual que la comunidad alemana y la italiana, que también participaron. Pero esta clase de dirección y fotografía podría empezar una guerra contra estas naciones por desprestigio público, por mala publicidad (aunque en la historia no se les trata mal, todo lo contrario) y lo peor sería que tendrían toda la razón. Espero que estas líneas sirvan para que se den cuenta que no todos los colombianos somos así.

Por cierto, el director es Carlos Palau, quién me imagino aún está en bachillerato y esta era una tarea para la materia de Español. Ojalá pierda la materia y le toque repetir.

EDITO: Esta entrada la escribí originalmente el miércoles 17, justo después de salir de cine, pero el viernes 19 leí un artículo en el periódico el tiempo donde precisamente hablan del director y su obra. Curiosamente se titula 'Voy a retirarme del cine'.

9 comentarios:

Mauro Z dijo...

Yo creo que no entendiste la sutileza de la belleza en cada detalle de la toma de los 20 japoneses :P.

En realidad, se te agradece que tu pagues para ver este tipo de películas, ya que evita que nosotros invirtamos nuestros valiosos recursos en ello.

De igual forma estaré pendiente por si hacen un primer, segundo y tercer llamado del ejército para responder a los ataques que nuestros (hasta ahora) aliados, como lo son Japon, Alemania e Italia nos pudieran hacer, despues de formar un eje contra Colombia y su demérito. Por ahora me compraré una banderita blanca y andaré con ella solo por si las moscas.

kxi dijo...

La verdad es que la sección tuya en este blog me gusta mucho porque en general me gusta muchísimo el cine pero no voy tanto a él como quisiera. Así que al leer este tipo de comentarios generalmente me pasa que se me generan unas ganas insoportables de ver la película, catalogada mala por macaco, para o rajar de ella o llevarle la contraria.

Si embargo, después de hablar con mi cuñada, con la cual hasta ahora hemos coincidido en gustos, creo que ni la veré. Prefiero MauroZ ahorrarme la deliciosa escena de los 20 japoneses...

Macaco dijo...

Claro, si queres ir a verla, por mi esta bien, solo quería ahorrarte hora y media de aburrimiento.

Lo bueno es que la escena de los 20 japos es por la mitad, así que te puedes salir rápido si quieres.
Pero la escena del "muerto" es al final...

Clau! dijo...

Bueno yo no creo tener la oportunidad de verla en cine y después de lo leído, no quiero, pero si le abono un buen punto porque no habla de droga, violencia y prostitución que es la imagen que tenemos en el extranjero y que definitivamente es producto de las producciones Colombianas, sino pregunten que tan famosa es "Sin tetas no hay paraíso"... Justo así, es la imagen de todas las ciudades de Colombia en la mente de los extranjeros...

Macaco dijo...

Interesante comentario Clau!, desde donde estas escribiendo?

Ana Karina dijo...

Hola, yo no me he visto la pelicula, como ya lo han dicho antes, me parece muy rescatable el hecho de que una pelicula colombiana reciente no tenga como tema la porno miseria, narcotrafico, o tonta vida cotidiana de parroquianos sin ningun fondo tematico que denote imaginación.

Para no ser tan negativa respecto a los intentos nacionales de producir buen cine, prefiero tomarlo con un buen inicio o sera que este joven Carlos Palau será el Ed Wood colombiano?

Lina dijo...

puesssss de joven Carlos Palau no tiene nada, ya está entradito en años...

Primero que todo no me he visto la película, pero para quienes hemos conocido anteriores producciones de este realizador (A la salida nos vemos, 86 y Hábitos Sucios 03) no estamos esperando una super producción de atractiva secuencia narrativa ni una fotografía deslumbrante.
Aclaro, no con esto quiero decir que el lograr contar una buena historia o contar bien la historia, será siempre el sello del director pero pues hasta ahora ha resultado así....de hecho, a mi parecer, Habitos Sucios tenía la posibilidad de ofrecer más cosas empezando porque el tema era un gancho para llevar espectadores a las salas: recuerdan a la monjita asesina? la historia que escandalizo a medio de nuestro país doble moralista?, pues bien era un tema interesante, de amplias posibilidades dramáticas y que incluso, pensando en dirección de arte, le salía "barato" pues todo transcurría en el convento y en iglesias, escenarios que te los pueden facilitar con "todo incluido" después de una buena gestión y no como en "El sueño de..." que demandaba recrear una época e incluso la elaboración de utilería adecuada para hacer escenas en "japón" mas allá de las cosas que se hayan podido conseguir a través de embajada o centro cultural.

A pesar de lo que bien nos cuenta quien escribe el artículo objeto de mis comentarios, quiero destacar, como ya lo han hecho algunos, el que hayan personajes como él que deciden dejar los ahorritos e invertirlos para producciones audiovisuales, mas si de hacer cine se trata, o es que acaso abundan por estas tierras los que deciden dar el todo por el todo para dedicarlo al oficio de director, productor y guionista de cine?....por lo general el panorama en este campo espanta a los interesados y la TV termina siendo la opción para quienes deciden que recrear historias es lo suyo.

Destaco que no sean los temas de siempre y que al parecer son los únicos que pegan cuando se trata de hacer cine en el país: narco, guerra, droga o los personajes chabacanos haciendo chistes flojos.

Opps...creo que esto ya se ha alargado un poco así que para terminar: sí, por lo que todo indica, una más que se quedó en solo sinopsis.........................igual me la veré pronto y ese día, sino los cansé con esto tan largo, de seguro mi comentario estará en este blog.

Macaco dijo...

Tienes toda la razón Lina, desde el inicio sabia que Carlos Palau no tenia 13 años, desde que fui a ver la película conocía parte de su historial, pero me pareció mas divertido hacer lo que hice. Igual, no me siento culpable porque al final esta el enlace al articulo del tiempo donde lo tratan con mas seriedad.

Pero no es la idea de "mi columna", es mas un espacio para el desahogo cínico.

Pero si rescato el que no se trate de temas comunes y flojos, como tantas veces se ha mencionado aquí.

Y como prometiste verte la película, como prometiste escribir después de eso, pues espero que cumplas y me digas (nos digas) que te pareció.

Anónimo dijo...

A cualquiera que pueda conseguirme la pelicula por descarga o otro medio estoy dispuesto a pagar por ella, esta pelicula la ando buscando por cielo mar y tierra desde Mexico, tiene un valor especial para mi, por favor si alguien sabe como conseguirla escribame a jembhz (arroba) gmail (punto) com