martes, 2 de octubre de 2007

Instrucciones para tomar un taxi en Barranquilla

Estas instrucciones no son autoría propia. Llegaron a mí como tradición oral popular de ANEIAP, pero quise completarlas con mi experiencia y dejarlas por escrito porque pueden ser muy útiles para futuras generaciones. O en caso de que sean obsoletas (van camino a ello) serán una gran anécdotas para los cachacos que nos enamoramos de la “Puerta de oro”.



Comenzaré por aclarar que estas instrucciones son útiles sólo para cachacos. También aclararé, con dolor, que el término cachaco se le adjudica a todo aquel que viva de Montería para abajo. Y digo con dolor, porque durante mucho tiempo lo había usado para describir un conjunto de rasgos característicos de ciertos bogotanos. No es que tenga nada en contra de ellos, sólo que es difícil aceptar que otro (el costeño) te clasifique dentro del mismo conjunto en el que tú te habías excluido y habías metido a otro (el bogotano). La cosa es más fácil de aceptar cuando uno recuerda que constantemente mete en el mismo costal a todos los costeños, teniendo cada uno características diferentes.

Bueno continuando con las instrucciones:

1. Consulte con un amigo de confianza sobre el lugar a donde usted se dirige y lo que costaría llegar hasta allá en un taxi. En Barranquilla la última vez que fui (si mi memoria no me falla) la carrera mínima, y casi todas son mínimas, costaba 4.000 pesos. Parece mucho, respecto a otras mínimas, pero hay que recordar que casi todas las carreras costarán siempre eso. No se le vaya ocurrir buscar el taxímetro en el taxi al subir (no existe).

2. Levante la bocina del teléfono y pida el taxi. Este paso es fundamental para que identidad cachaca continúe protegida por más tiempo. No se notará cómo camina, cómo suda, cómo se viste durante el trayecto ni tampoco su poca habilidad para reconocer los taxis que llevan aire acondicionado de los que no.

3. Súbase al taxi y no salude, si lo hace notarán de inmediato que es un cachaco. Ojo, quiero aclarar en este punto, que no es que usted se avergüence de ser cachaco, es que entre más tiempo pueda evitar que lo sepan, su misión tendrá más probabilidades de éxito. Sólo porque el hecho de ser cachaco lo “descubre” a usted como turista y eso lo vuelve vulnerable en nuestro país. Si usted es un cachaco que conoce mucho la ciudad no se cuide de ser descubierto, simplemente hable sin problema, igual no habrá posibilidad de que lo “tumben”.

4. A continuación diga hacia dónde se dirige nombrando primero la calle y luego la carrera, sin usar las palabras “calle”, “carrera”, “avenida”, “vía” (a menos que vaya para la Vía 40, en cuyo caso el taxi no costará la mínima). Por ejemplo diga: “voy para la 79 con 51”. Si usted dice las palabras “calle”, “carrera”, “avenida”, etc notarán que es cachaco. Es más, lo que es peor es que diga primero la carrera y luego la calle porque lo llevarán a dar unas bonitas vueltas. Tal vez puede incluir in “ajá” a la hora de indicar su destino. Algo como, “ajá, llévame a la 70 con 52”.

5. No hable en todo el camino, mire la ruta como si la conociera pero memorícela.

6. Cuando llegue al destino, no pregunte cuánto vale sino que pase los 4.000 y bájese (también sin despedirse y recuerde tener siempre “menudo” o sea “sencilla”). En caso de que el taxista pretenda cobrarle más, usted le dice que siempre le cobran la mínima y que ni de riesgos piensa pagarle más.

7. Para un nivel superior presentamos la negociación: Cuando usted conoce más la ciudad y se siente con confianza (esto sucede cuando usted ha ido más de tres veces y se ha quedado en total por más de una semana) puede negociar. Es muy útil para cuando las carreras no van a costar la mínima. Si piensa ir a las universidades en taxi, o a comer en las Flores, por ejemplo. El primer paso es pararse en una vía y comenzar a parar taxis. Por favor con aire acondicionado, es decir los que tienen las ventanas arriba. En serio me lo va a agradecer. Aquí usted pregunta en cuánto lo van a llevar desde ese sitio a su destino y si no lo satisface el precio (más de 7.000 pesos es una locura, así usted pague más en su ciudad de origen), déjelo ir y pare otro taxi. En ocasiones el taxista le dirá que lo puede llevar por menos o le preguntará que por cuánto se quería ir. No se preocupe por dejar ir al taxi, pronto vendrá otro, no muestre su prisa, en serio.

8. Otra forma de negociación más arriesgada es montarse sin preguntar y faltando poco para llegar preguntar, “oye tú, ven acá, dime cuánto me vas a cobrar!”. Definitivamente sólo use esta opción si se tiene mucha confianza.

9. Esta opción es más conservadora, pero siempre es la más eficaz. Aunque no funciona cuando uno está solo. Simplemente viaje en taxi siempre con algún amigo o amiga costeña y deje que sea ella quien hable por usted. Una vez haya hecho la negociación ahora si quiere hable.

10. La última opción es la más divertida: Enamórese de una costeña, viaje en bus durante 24 horas para irla a visitar en diciembre. Después use el servicio de la terminal para saber el cobro del taxi y cuando esté en su casa observe cómo ella negocia con los taxistas durante una semana. Al cabo de este tiempo usted no requerirá más de estas instrucciones.

kxi
“Quien ignora el detalle, ignora la realidad” Hans Kehrl


11 comentarios:

cancruz dijo...

Excelentes instrucciones.
Felicitaciones por tu nuebo blog!

Andrés M. dijo...

Jajaja le voy a preguntar a una amiga que vive allá si es cierto :P

Shivy dijo...

Está muy chevere tu blog y tus artículos..Definitivamente en ANEIAP se aprende de todo!...
...Pregunto algo: ¿¿¿Esa última instrucción es por experiencia propia??? jeje

kxi dijo...

Gracias por los comentarios. Procuraré no perder el impulso y publicar semanalmente un artículo. Si mis colegas me siguen serán tres.

Para Andrés, pues me parece bien que averigües, aunque ya tres barranquilleros lo han leído y no me han dicho nada en contra.

Para Shivi, claro que sí niña, de hecho busco que las instrucciones que escribo siempre se alimenten de mi experiencia. ;)

Clau! dijo...

Definitivamente lo mejor es preguntarle al taxista antes de montarse y nunca, pero nunca acepte una respuesta como ''si claro, yo lo llevo'' porque con esa respuesta no se sabe cuanto le va a cobrar... Pero estoy totalmente de acuerdo con la ultima instruccion, asi se libra de preocupaciones y de tratar de ocultar sus origenes, que por mas esfuerzo que haga, no lo va a conseguir!

P.D: Como siempre, mis disculpas por las tildes...

Mauro Z dijo...

NUNCA trataré de ocultar mis orígenes, que estoy orgulloso de ser valluno.

Pero bueno, se a que te refieres, es cuestión de estrategia :P

Andrés M. dijo...

Pues pasando por acá de nuevo... estuve en Barranquilla y tal cual :P Y lo peor es que le hice caso a la última recomendación!

Saludos!

kxi dijo...

@Andrés M: O sea que la amiga se convirtió en algo más. Me alegra por vos.

alexander dijo...

tus comentarios son de lo peor parece que los taxistas fueran tus enemigos, mas bien procura hacer amigos aqui y veras que no te va tan mal, quien o que te ha dado el poder de hablar tan mal de un gremio que trabaja desde las 6 hasta las 10 de la noche, acaso no te haz servido de ellos para salir de un motel? o para llevar comodamente a tu novia a uno de ellos? por personas como tu es que los llamamos cachacos (insipidos, amargados, aguafiestas, caraduras, los sabelotodos)como haces quedar mal a tu tierrita hombre tus comentarios son los del tipico bogotano hijueputa, ya hasta me produciste asco, solo los cerdos escriben cosas como las tuyas, que pena que bogota tenga un rolo tan malparido como tu

kxi dijo...

Noto un alto grado de resentimiento en tu comentario. Si logras ir un poco más allá notarás que son unas instrucciones anecdóticas que pretenden llenar con un poco de humor al lector. Lamento haberte insultado, no era mi intención.

Sólo para que te hagas una idea de lo confundido que estás:

1. No soy bogotano, soy caleño.
2. Mi novia es Barranquillera y me encanta esa ciudad.
3. Si hay cosas del gremio taxista que me molestan y mucho (por ejemplo, hay muchos como tú), pero tengo familiares y amigos taxistas, así que suelo no generalizar.

Anónimo dijo...

pero que estupidez dices queri ... has un comentario general da consejos para todos , por que si mas no recuerdo cogi un taxi en bogota siendo yo costeña y el chofer cachaco por cierto de mal corazon me ha cobrado el doble y si no es por una amiga cachaca que tengo que me guia pues me siguen robando y a mi hermana la atraco el taxista cachaco por cierto......osea nena que aconseja bien a los cachacos cuando vayan a la costa y a la costa cuando vayan para donde los cachacos....otra cosa en mi costa tratamos bien a todo el que llegue sin racismo pero me quede parada cuando fui a bogota lo mal que me miraban ni la hora me daban si la preguntaba ....yo lo que si aconsejo es que el racismo siendo todos colombianos es muy feo mejor es que nos queramos mutuamente por que a la final somos colombianos y en mi costa le desimos cachacos de puro cariño ...si no preguntele a un cachaco por la costa por que si les fuera mal no hubiera tanta tienda y negocios de cachacos en la costa , yo creo que hay mas cachacos que costeños...bueno en fin gente ladrona hay en todos lados como gente buena y honrrada tambien ...solo es suerte de encontrarte con la correcta asi sea de otro planeta,, no tiene nada que ver con que sean cachacos o costeños cada individuo tiene su personalidad y su educacion...