jueves, 15 de noviembre de 2007

Sexo Mercenario, Cosas De Ética


Este jueves el Aleph quiere demostrar que está a la caza de todos los tipos de textos posibles. Ya se ha pasado por algunos textos interesantes, en esta ocasión traigo algunos extractos de un libro que “evité” hasta lo “inevitable”, llamado “Ética para Amador” (ya en otro artículo comenté que me lo estaba leyendo). Digamos que fue una grata sorpresa encontrarme con algo completamente diferente a lo que me esperaba. No diré que es excelente o que es malo, solo mostraré algunas ideas, y (por supuesto) haré las interpretaciones al modo del Aleph.

Hay un párrafo (el más largo que expondré) que habla del sentido de la vida:

[...] ¿El sentido de la vida? Primero, procurar no fallar; luego, procurar fallar sin desfallecer. En cuanto a si merece la pena vivir, te remito a lo que comentaba a este respecto Samuel Butler, un escritor inglés a menudo guasón: «Ésa es una pregunta para un embrión no para un hombre.» Cualquiera que sea el criterio que elijas para juzgar si la vida vale la pena o no, lo tendrás que tomar de esa misma vida en la que ya estás sumergido. Incluso si rechazas la vida, lo harás en nombre de valores vitales, de ideales o ilusiones que has aprendido durante el oficio de vivir. De modo que es la vida lo que vale... incluso para quien llega a la conclusión de que no vale la pena vivir. ¡Más razonable sería preguntarnos si «tiene sentido la muerte», si la muerte «vale la pena», porque de ésa si que no sabemos nada, ya que todo nuestro saber y todo lo que para nosotros vale proviene de la vida! [...] Pero ¿hay vida después de la muerte? Desconfío de todo lo que debe conseguirse gracias a la muerte, aceptándola, utilizándola, haciendo manitas con ella, sea la gloria en este mundo o la vida perdurable en algún otro. Lo que me interesa no es si hay vida después de la muerte, sino que haya vida antes. Y que esa vida sea buena, no simple supervivencia o miedo constante a morir."

Interpretación Directa: Carpe Diem, disfruta la vida, o como decían en “La Sociedad de los Poetas Muertos” “recoge las avellanas de la vida”. No nos debemos preocupar por temas del mas allá, ya que hay temas mucho mas interesantes en el más acá, básicamente debemos aprender a vivir la vida, a disfrutar de ella, sabiendo y consiguiendo lo que realmente queremos, no solo nuestros caprichos.

Interpretación 2: No se debe juzgar si vale la pena vivir porque ya estás viviendo, ya escogiste hacerlo, no debes juzgar si vale la pena morir, porque de la muerte no sabes nada hasta que mueras, y en ese momento no podrás ya preguntártelo. Si las cosas son así, entonces no te cuestiones, ya que no tienes las capacidades para resolverte las preguntas que te hagas.

Interpretación 3: Cuando reencarnes, y mientras eres un embrión, te debes preguntar si quieres vivir esa vida (aunque aun no sepas cual sea).

Interpretación 4: Si el sentido de la vida es no fallar, entonces no te arriesgues en nada que sea probabilística, no juegues al tiro al blanco, a los dardos, a la ruleta, al risk o al parques, ya que siempre habrá la probabilidad de que falles.


Bueno, hay otras frases interesantes:

a fuerza de dinero se consigue servilismo, compañía de gorrones o sexo mercenario, pero nada más […] A quien no le importe nada mas que el dinero, a nadie le importará nada de esa persona salvo su dinero.

[…]

Cuando tratamos a los demás como cosas, lo que recibimos de ellos son también cosas: al estrujarlos sueltan dinero, nos sirven (como si fueran instrumentos mecánicos), salen, entran, se frotan contra nosotros o sonríen cuando apretamos el debido botón... Pero de este modo nunca nos darán esos dones más sutiles que sólo las personas pueden dar.

Es algo bastante sencillo y va al grano. No compres el amor o la felicidad, consíguetela y mantenla a punte de sacrificio. Claro, hay varios preceptos que no están de acuerdo con esto:
- El dinero no hace la felicidad, la compra hecha.
- El sexo no es amor, pero se parece muchísimo.
- Ten los mejores amigos, que el dinero pueda comprar.

Esto es completamente romántico, se podría pensar que los que están conmigo por dinero son personas insensibles, que no me quieren a mi. Pero también puedo pensar que el dinero me define, y por ende, el que quiera mi dinero me quiere a mi. Por otro lado se podría comprar el primer acercamiento, y de ahí podrían enamorarse de tu arrolladora personalidad. Claro, en últimas el dinero debe ser mas un medio que un fin, aunque se dice lo mismo de la felicidad (“la felicidad no es el destino, sino la forma de viajar”)… así que tal vez la felicidad y el dinero no son tan diferentes después de todo.


“… como no somos puras cosas, necesitamos «cosas» que las cosas no tienen.

Claro, hay cosas que las cosas no tienen y nosotros queremos, hay “cosas” que las personas tienen y de las cuales quisiéramos disfrutar, pero muchas veces esas cosas se pueden comprar (otra vez el dichoso dinero), hay por lo menos “una cosa” que los chicos tienen y las chicas quieren, y bueno, hay varias cosas que los chicos quieren de las chicas.

A no, que no hablaba de “esas cosas”, bueno, también hay otras cosas que por cosas del destino las cosas no nos pueden dar, pero se pueden parecer mucho, y hay cosas que es cosa sencilla de conseguir si se toma la cosa en serio.

En fin, al parecer esta cosa de la ética es como complicada. Pero según parece nos dice que hagamos lo que nos plazca, solo que debemos saber que es lo que nos place.

Por ahí vi (creo que en TV, siento el no dar la fuente) que decían “es muy fácil hacer lo correcto, lo difícil es saber qué es lo correcto”. ¿Que opinan ustedes al respecto?

6 comentarios:

aLe dijo...

Muchas veces nos engañamos (o pretendemos disimularlo), al pensar que lo que estamos haciendo es lo correcto, ya que siempre existirán razones para justificar nuestras acciones, y por el otro lado siempre existirá alguien que juzque esas acciones, asi que simplemente apoyo tu frase "Carpe Diem", pero creo que lo más importante es que disfrutemos nuestra vida sin interferir negativamente en la de los demás, pues allí entraría el dilema ético maquiavélico (en realidad no me gustó como se escuchó, pero creo que resume lo que pienso). Mi punto es simple: Gózate tu vida respetando al otro y a ti mismo...Trillado pero cierto.

Gracias Mauro por hacernos reflexionar un poco

Sama dijo...

Vea pues, no pensé que Fernando Savater fuera reconocido por dedicarse a escribir estos prosaicos placebos. Esta denominada “Filosofía Española Contemporánea” tiene éxito debido a que, como cada persona tiene su opinión particular sobre la existencia, estos escritos les dan contentillo a todos los puntos de vista:

1. Procura no fallar, pero si fallas, no desfallezcas.
2. La decisión de aceptar o no vivir, la tomas desde la propia vida.
3. La vida es lo que vale, así decidas morir.
4. Obtienes de los demás, en la medida y calidad de lo que ofreces.

Y bueno, aquí me puedo quedar toda la mañana con frases tan ciertas como que el agua moja y la toalla seca. Entiendo que existan personas que por necesidad, por gusto, o por simple curiosidad morbosa (como Mauro Z) le dediquen unos cuantos pesos, minutos y neuronas a este tipo de lecturas, pero en el ámbito personal, preferiré siempre descubrir las miradas y posiciones de los autores, implícitas desinteresadamente en una buena novela, lírica, ensayo, reseña o cualquier otra expresión literaria. Si esto para algunos resulta complejo o poco divertido, habría que echarle ojo a algún “Mi Primer Sartre”, o “Camus Para Niños”, o “Heidegger Para Dummies”… si mal no recuerdo, fue en la Feria del Libro del Pacífico Colombiano que vimos unos parecidos, ¿No, Mauro?

Ahora, con respecto al debate ético mencionado, pues si: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Cada quien es responsable de su vida, incluso de no hacerse responsable de ella. Y así sucesivamente…

Apunte personal: Mauro, con esos títulos con los que estás posteando, nos vamos es para arriba ;)

Mauro Z dijo...

Si, fue en la Feria del Libro que nos deslumbraros esos libros... increibles en su mera existencia.

Y lo de mi curiosidad morbosa, si es abundante, pero desafortunadamente no es el caso, simplemente fue la tarea previo al módulo de ética que estoy viendo justo en este instante en mi especialización.

Como dice aLe, hay muchas cosas "Trilladas pero ciertas", y es cierto que son placebos, pero asi como dicen "el sentido comun es el menos comun de los sentidos", así que no está de más decir lo que una vez dicho pareciera obvio.

Gracias aLe y sama por sus aportes

Macaco dijo...

Yo si no pienso hacer comentario al respecto, porque cada vez que hago un comentario, dejo de hacer otro que podría haber ocupado su lugar. En vez de eso, deleito mi silencio con estas frases que no deberían ir aquí. O algo mas o menos así quiero decir.

kxi dijo...

Trataré de ser un poco más breve que Sama (veremos si se puede).
1. Aunque me leí el libro como hace 10 años, como para acordarme fielmente de lo que decía todo (o de pronto, precisamente por eso), a mí sí me gustó.
2. El libro no puede ser comparado con la literatura que le gusta a Sama, porque son clasificaciones diferentes. El libro no es "literario". Es una forma como un escritor le explica en términos fáciles a su hijo sobre la ética. La cual ya es bastante complicada.
3. A veces los sencillo (lo aparentemente obvio) literariamente es más difícil de lograr que lo complicado.

Og dijo...

Lo acabo de imprimir para reflexionar con calma al respecto, después publico mis apreciaciones...