jueves, 31 de enero de 2008

Las Moralejas de la Rana Hervida

En esta oportunidad el Jueves del Aleph les trae una historia ampliamente divulgada, la conocida como "El Síndrome de la Rana Hervida". Pero por supuesto este espacio lo que hará será encontrar algunas de las moralejas escondidas que trae esta conocida fábula. Como es natural, les dejo primero la historia:

La Rana Hervida

Si tomamos una rana y la introducimos en una olla de agua hirviente, inmediatamente esta saltará huyendo del peligro. Pero si ponemos la rana en agua a la temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila.
Cuando la temperatura se eleva de 21 a 26 grados, la rana no hace nada, e incluso parece pasarlo bien. A medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida, y finalmente no está en condiciones de salir de la olla, hasta que finalmente podría morir hervida sin que llegue a intentar salir.

Esta moraleja fue discutida en una de mis clases, con muchas otras (como la de Los Amigos y El León), y por supuesto, habían varias moralejas al respecto, pero fueron dos moralejas, desde dos puntos de vista, las que predominaban:

Moraleja 1: Desde el que Hierve a la rana.
Para llegar a tu objetivo tienes que ser estratega, primero debes analizar que herramientas tienes y cuales serán las consecuencias de las acciones a seguir, y luego construir el plan de acción que no se vea "frustrado" por las reacciones de los involucrados. (Planeación y visión al futuro).

Bueno, con esa moraleja se nota a leguas que soy ingeniero, y en especial, Ingeniero Industrial, pero en el salón habían de todas las profesiones y la conclusión era mas o menos esa, de acuerdo al tema que se iba a dictar. Pero en realidad, la gran mayoría la enfocó desde el punto de vista de la rana, y dedujo otra moraleja, también administrativa:

Moraleja 2: Desde el punto de vista de la Rana.
Es muy fácil actuar ante un cambio brusco, pero si estamos en nuestra zona de confort, es común que se dejen pasar de a poco las molestias para "evitar la fatiga", y cuando se es consciente de todo el cambio que se ha hecho suele ser demasiado tarde.

Hasta aquí, las dos moralejas administrativas que se suelen encontrar ante este cuento, pero hay muchísimas más que se pueden encontrar, solo hay que mirar la fábula con los ojos adecuados:

Moraleja 3: Si quieres "hervir" a alguien, primero asegúrate de conocer sus gustos.

Eso es algo así como el "ten a tus amigos cerca, y a tus enemigos aun más cerca", simplemente una realidad. Adicionalmente podríamos tener una moraleja menos metafórica:

Moraleja 4: Si tienes afán para matar una rana, apuñálala, sería mas rápido.

Claro, esa le quita el romanticismo al asunto. Pero si dejamos el entorno socio-administrativo y lo vinculamos más al entorno sentimental, hay otra infinidad de opciones por explorar:

Moraleja 5: Si quieres que la Sapa(o) de tu pareja de un brinco lejos de ti, rodéala(o) impestivamente de esas situaciones calientes que vives con otras personas.

No soy moralista, ya muchos se han de haber dado cuenta, pero esto suele ser efectivo en la mayoría de personas normales. Claro, también puedes tener una visión más fatalista del asunto:

Moraleja 6: Si le das demasiada comodidad a tu pareja, puede que se quede "hasta que la muerte los separe"

Eso es algo así como "algunos matrimonios acaban bien, y otros duran toda la vida", que me lo confirmen mis amigos cazados (y también casados, si se quiere). Dependiendo de tu personalidad, se puede ser un poco maquiavélico y entender otra interpretación:

Moraleja 7: Si no quieres que tu pareja salte a buscar que estás haciendo (posiblemente con otras ranas), entonces llénala de comodidades (una gran cama, un buen TV de pared, una empleada, un carro, una casa, viajes, etc.)

Desafortunadamente muchas personas se dejan "comprar" con comodidades, pero bueno, son cosas que pasan. Además, esta fábula le serviría a muchísimos hombres que tristemente se rehusan a entender la mentalidad femenina, y terminan consolándose solos en sus habitaciones, por falta de paciencia y tacto, como se podría concluir en la moraleja:

Moraleja 8: Ninguna chica aceptará una propuesta caliente sin una previa preparación. Debes trabajarla despacio y paso a paso, hasta que realmente esté caliente y se "muera" por ti.

Es una realidad imbatible y ampliamente comprobada (esteeee, no por mi, que soy puro y casto, claro).

Por supuesto, hay una infinidad más de Moralejas, pero no tendría gracia si yo las dijera todas, así que mas bien abro el espacio para que todos los que pasen por aquí se sientan en la libertad de comentar, apoyar o debatir las moralejas expuestas, y a proponer todas las nuevas moralejas que se les ocurra.

7 comentarios:

JAGQ dijo...

Excelente tema, esta muy relacionado al conformismo que se esta viviendo en nuestro país con todo el manejo social, económico y político que realizan las personas a las cuales les hemos entregado el poder para calentar poco a poco esta gran olla y tenernos como estamos.

Otro punto es que las moralejas 7 y 8 están bien definidas para evitar problemas con las relaciones maritales.

Te felicito por publicar temas para reflexionar el porque y para estamos aquí.

Mauro Z dijo...

Hole jagq, gracias por tu comentario. Es cierto que parte de lo que se vive en Colombia está causado porque poco a poco la guerra y la violencia se ha ido apoderando de todo, y nosotros no nos queremos mover de nuestra zona de confort, por eso es interesante actividades como la del próximo lunes 4.

Por otro lado, vos sabrás de esos detalles que facilitan la vida marital, espero no haber descachado mucho.

Sama dijo...

El fuego lento al que se "tibia" al batracio promedio en esta olla, lo hace sentir cómodo, al saber que a pesar del calorcito aturdidor, afortunadamente no está siendo cocinado como a otros. Este caldo de cultivo es el que da las condiciones óptimas para que otros renacuajitos nazcan, aclimatados y tolerantes a la temperatura durante toda su vida, lo cual hace muy feliz al cocinero.

También están los sapos que, viendo la llama roja-azulada desde fuera del recipiente, croan incesantemente por sus símiles, sin siquiera haberse arriesgado a meter las ancas, por lo menos cerca al vapor.

¿Será acaso que, de tanto saltar y saltar de las ranas inconformes, empujaremos algún espécimen que, en vez de sacarnos a todos del fondo, le mermara a la intensidad de este fuego agobiante, sin necesidad que tener que cerrarnos la llave del gas?

Mauro Z dijo...

Sama, Muy interesante tu forma de expresarlo, especialmente porque caemos en el repetido deseo que alguien más sea el que haga el trabajo de salvación, mientras todos le hacemos barra

Sama dijo...

Correcto. El plan de acción inmediato y eficaz está en el actuar del colectivo, a pesar de que nuestro sistema de gobierno nos represente a través de un solo miembro y su gabinete, elegido por la misma comarca insatisfecha.

Jedi Knight dijo...

Me gusto el texto!

montesjuafel@hotmail.com dijo...

Tratar con hijos adolescentes es como arrojarlos en agua caliente(por la forma en que nos expresemos)siempre saldràn disparados,es necesario que uno como padre busque una zona de confort pensada y no reactiva, aunque al final en el cuento la rana perece, aquì la idea es que al final el adolescente seguirà el buen camino. saludos