lunes, 14 de abril de 2008

John Rambo, o Gore Gallery

Así como lo prometí, este fin de semana me vi este bodrio.

John Rambo me hizo recordar páginas de hace mucho tiempo como Gore Gallery, donde pasaban constantemente videos y fotos snuff, que llego a ser muy conocida por la época en que Stallone estaba en forma.

La historia, no puede ser más básica, simple, vacía y típica de acción.

El final, da pena.

Esta bien que uno espera ver en este tipo de película un espectaculo de balas, muchas veces sin sentido, una cadencia de imágenes cercanas a lo brutal, pero sin llegar a serlo, uno no espera mucho de una historia donde el protagonista principal es una ametralladora, ni espera una historia donde las emociones sean el hilo conductor, pero la carencia absoluta de historia, de actuación (porque lo más parecido a actuar que hace Stallone es quedarse callado durante media película), de sentido incluso, me hace pensar que perdí mi tiempo. Excepto claro porque tengo algo que escribir hoy.

Los supuestos motivos que empujan a Rambo a volver al tipo de vida infernal de donde intenta salir en sus pesadillas, son tan inocuas como mala es la película, y el tinte rosa que quisieron ponerle al final a la película, no solo es absolutamente triste, sino que no ayuda después de ver la cantidad de sangre y desmembramientos que 10 segundos atrás acaban de ocurrir.

Eso es lo común en esta película, pedazos de cuerpo volando por los aires después de pisar una mina quiebrapatas, cuerpos semi-destrozados por una ráfaga de ametralladora, tiros directos a la cabeza (al parecer con balas explosivas).

Obviamente, si a usted le gusta este tipo de imágenes, le gustará la película.
Si no le atrae el circo de carnicería, mejor no se acerque.

P.D. No quiero decir que a quien le haya gustado esta película, es porque le gusta lo snuff, pero es solo porque no quiero decirlo.

P.D.2 Una imagen comparativa de hace 30 años y ahora.

2 comentarios:

Juan Mad Z dijo...

Pues la verdad de niño Rambo era mi ídolo, debe ser por lo niño je je je, pero esta no me la he querido ver para no dañarme la imagen de supermacho que siempre ha sido mi modelo a seguir... y encontrarme con un anciano acabado dando bala. Por qué esos hijuemadres nos tienen que dañar la ilusiones de la niñez con películas tan pésimas... caso Street Figther y como Dragon Ball que ya muestra el bodrio de película que va a ser... espero la comenten en su momento

Macaco dijo...

Seguro que lo haré Juan Mad Z... cuando llegue a mis manos Dragon Ball, la comentaré con gusto.