sábado, 12 de julio de 2008

Del cine y las almas

Tal y como he comentado esta semana en los artículos de macaco, la semana pasada fui a cine y me encontré todas las películas que quería ver dobladas al español. Me dio tanta rabia que ni siquiera quise verme Wall-e ese día (la cual por las pocas líneas que tiene no me hubiera importado vérmela en español. Además por el hecho de ser animada). Decidimos, mi novia y yo ir a buscar películas donde un amigo que tiene varias. Después de una novela muy animada, salimos con dieciséis películas, de las cuales ya hemos visto cuatro: Next, Neverending Story, Before sunrise, y Before Sunset. Por alguna razón, mi novia eligió de las dieciséis, tres películas que yo ya me había visto. Pero como le dije a ella, “las elegí, porque también me gustaría repetírmelas contigo”. Así pues disfrutamos, en medio de su enfermedad (estuvo enferma ese fin de semana, no algo permanente) de un grato momento. Cuando me estaba viendo de nuevo Before Sunrise, Jesse, interpretado por Ethan Hawke, le decía a Celine, interpretada por Julie Delpy, que si creía en la reencarnación. Y aquí el argumento:


La pregunta va por la capacidad que podrían tener las almas de reproducirse. Según el concepto platónico acogido por la religión católica (la que se embolsilla más almas en el mundo) y creo que también es considerado igual por la musulmana (otra grande, a la larga nacida en la misma cuna) y por la judía. El alma es indivisible, e inmortal. Esto es, qué pasa si hoy la población mundial es tres, cuatro, diez veces? (la verdad no se la cifra exacta) que hace miles de años. No hay posibilidad que vía reencarnación hayan vuelto las mimas almas porque antes simplemente habían menos. ¿Entonces qué pasa? ¿Antes todas las almas que ahora son humanas estaban en animales? ¿Dios, o el que sea que esté allá arriba tenía un súper stock de almas para si había sobpreproducción humana? (creo que se me salió el ingeniero. No importa siempre pasa). O simplemente ¿las almas sí se reproducen? Y ¿cómo lo hacen? ¿Cómo las células, por división? O ¿con sistemas más complicados? O ¿en el momento de la fecundación? Sí, creo que podría ser allí. Cuando el espermatozoide baila con el óvulo ocurre una comunión mágica cósmica que tiene la energía de una supernova por un milisegundo y en ese instante se genera un alma. ¿y por qué no? Igual la gente cree en conceptos más inverosímiles. En fin, ustedes ¿qué creen? ¿Existen las almas? ¿Cómo es el concepto de alma? ¿Ahora hay más? ¿O cómo se explica esto?

PS: Igual eso fue lo que entendí que perturba al personaje. Me vi la película en inglés y el tipo hablaba muy rápido. Creo que debo seguir haciendo esto a ver si por fin mejoro mi vocabulario y oído para este idioma. Los que no confíen en mi memoria, les recomiendo que se la vayan a ver. Ojalá acompañados de sus parejas, es muy romántica. Y luego se pueden ver la que sigue.

5 comentarios:

Sama dijo...

Siendo como se plantea, el hecho de que el alma sea indivisible no implica que no sea multiplicable. Así mismo, la inmortalidad en sí misma no debe estar exenta de transformación, como la energía (concepto con el cual estoy más identificado).

No tengo un juicio claro acerca de la preservación de identidades más allá de la vida terrenal, pero supongo que debe permanecer un equilibrio, y toda esa energía que nos constituye debe transformarse continuamente o, en el momento de la muerte, ir a parar a alguna otra parte.

En todo caso, espero que no vaya a ser como en esa película japonesa Kairo, donde a los espíritus se les acabó el espacio en el limbo y les dio por empezar a pasarse para este lado del Estigia, a través del campo electromagnético. Qué locos.

Quizás un discernimiento de estos no te de una respuesta satisfactoria sobre la esencia de la existencia, pero si te permita mostrarte lo suficientemente interesante para ligarte a una francesita durante un mochilero viaje por Europa. Sirve para el estudio.

Mauro Z dijo...

Interesante todo. Pero Sama, una cosa, recuerda que la energía se transforma, pero mantiene sus proporciones (o pierde parte en la entropía), pero nunca logra, a través de las transformaciones, aumentarse o multipicarse.

Sama dijo...

Desde luego, Mauro Z. La idea inicial era explicar que considerar indivisible a un alma, no es razón suficiente para que sea inmultiplicable. Ahora, si nos metemos con el tema de la transformación de la energía que nos compone, no tendría sentido considerar que las almas se multipliquen, a menos que tomen energía de otra parte. Son dos posiciones diferentes.

Mauro Z dijo...

Me alegra saber que lo tienes claro ^_^

Sama dijo...

Ditto.