jueves, 31 de julio de 2008

Del dinero y la felicidad

Hola queridos lectores. Hoy el jueves del Aleph trae algo que consiste en el alma de este espacio, pero que ya llevaba varios días sin mostrar. Es uno de esos cuentos que circulan abundantemente por ahí, donde tras una historia (no la califiquemos de buena o de mala), nos deja una moraleja. El Aleph, dentro de su concepto lo que intentará es mostrar que en realidad hay muchos puntos de vista de cada cosa, y por tanto son muchas las moralejas que podemos descubrir de cada historia. La historia de hoy la he escuchado en repetidas ocasiones, se llama “¿Sabes cuanto vales en realidad?”, y trataremos de encontrar que tantas enseñanzas realmente encierra.

¿Sabes cuanto vales en realidad?

Alfredo, con el rostro abatido de pesar se reúne con su amiga Marisa en un bar a tomar un café.

Deprimido descargó en ella sus angustias...que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación...todo parecía estar mal en su vida.

Marisa introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 50 dólares y le dijo:

- Alfredo, quieres este billete ?

Alfredo, un poco confundido al principio, inmediatamente le dijo:

- Claro Marisa...son 50 dólares, quién no los querría ?

Entonces Marisa tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo. Mostrando la estrujada pelotita verde a Alfredo volvió a preguntarle:

- Y ahora igual lo quieres ?

- Marisa, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 50 dólares, claro que los tomaré si me lo entregas.
Entonces Marisa desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado.

- Lo sigues queriendo ?

- Mira Marisa, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete de 50 dólares y mientras no lo rompas conserva su valor...

- Entonces Alfredo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee, SIGUES siendo tan valioso como siempre lo hayas sido...lo que debes preguntarte es CUANTO VALES en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.

Alfredo se quedó mirando a Marisa sin decir palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.

Marisa puso el arrugado billete de su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:

- Toma, guárdalo para que te recuerdes de esto cuando te sientas mal...pero me debes un billete NUEVO de 50 dólares para poder usar con el próximo amigo que lo necesite!

Bueno, dentro del propio texto viene la primera moraleja, que sería la principal (por decirlo de alguna forma) o por la que se escribió el cuento:

Moraleja 1. No importa que tan mal te haya dio, que tan sucio y pisoteado te sientas, lo importante es realmente cuanto vales.

Bueno, si, en realidad es un poco cursi, pero nadie le puede quitar lo cierto a esa moraleja. Pero hay muchas mas cosas que podemos encontrar en este texto. Por ejemplo, podemos hablar de las interacciones sociales:

Moraleja 2. No importa que tan idiota y evidente esté siendo la conversación con una chica, que si está buena, siempre la miraremos con cara de interés y al final pondremos cara de haber revelado la verdad de la vida.

Claro, yo me imagino la escena en realidad, y es bastante pendeja, pero hay muchas cosas que los hombres hacen por el interés hacia una mujer. Pero no solo eso, hay otra implicación social:

Moraleja 3. Si crees que tu acompañante terminará pagando la cuenta (y te lo demuestra, digamos, jugando con un billete), dejarás que diga lo que quiera, y le darás tu aprobación.

Es cierto, muchas personas venden su opinión por menos que esto, así que no deberían extrañarse tanto. También podemos estudiar los intereses de las personas:

Moraleja 4. Una mujer nunca te dará nada gratis, ni siquiera dinero.

Y como ven en la historia, le dio un billete de 50 dólares a cambio de otro billete de 50 dólares en mejor estado, y para colmo, tocó aguantarse toda una charla sobre superación y autoestima. Por otro lado podemos estudiar estrategias fallidas:

Moraleja 5. Si quieres terminar encamado con una mujer, una estrategia podría ser la de que sienta lástima por ti, pero asegúrate que ese día ande sin dinero.

Es cierto, muchas veces la estrategia de la lástima prosigue a ser consentido, luego a ser mimado, luego a ser acariciado... y terminar en una noche salvaje, pero ya saben, que no tenga dinero a disposición con el que pueda “comprar” tu cambio de ánimo. También podríamos hablar de las técnicas de los oradores:

Moraleja 6. Si quieres que tu público te preste atención, promételes un pago, siempre funciona.

Y lo vimos, Alfredo solo salió de su ensimismamiento cuando se le prometieron 50 dólares, siempre funciona. Por otro lado, hay ciertas verdades que tambien podemos aprender:

Moraleja 7. Puedes sentirte muy especial con una mujer, y notar que hace mucho por ti, pero igual, debes saber que no tienes exclusividad y luego también será especial con muchos otros.

Y eso al final queda más que explícito cuando le dice que le debe el billete ya que querrá comprarle la atención a algún otro amigo. Por otro lado, puede servir de estrategia de salvación para las mujeres:

Moraleja 8. Si vas a salir con un chico, siempre ten dinero a disposición por si decides que te quieres deshacer de él.

Eso es vital niñas, nunca salgan sin dinero, que siempre servirá de camino de huida. Y como siempre, el moraleja sencilla:

Moraleja 9. El primero puede comprarlo todo.

Una vez más queda demostrado, si lo que necesitas es subirte el ánimo, salir del hueco o lo que sea, el dinero siempre será de ayuda.

Y bueno, eso solo por nombrar algunas, ¿que otra cosa aprendiste de esta historia?

3 comentarios:

kxi dijo...

Moraleja 10: Hay personas que se fijan mucho en la forma y no tienen en cuenta el contexto. Seguramente alguien no le va a recibir tan fácil un billete todo llevado al pobre, así como muchas personas no lo van a tener en cuenta si no se baña (por poner un ejemplo básico). Así que pon cuidado cuando quieran engañarte con la exaltación del fondo (el cual considero más importante que la forma): La forma también es importante (sino no le hubiera pedido un billete nuevo)

Stefanny dijo...

Me apunto a la 8, recientemente fue muy util aquella enseñanza de mi madre de nunca NUNCA salir sin dinero, y en esta ocasion llevar el suficiente me ayudo mucho sobretodo porq estaba en otro país ;)

Isaja dijo...

mmm y si te rompen algo??? o sea que si te quebrás un hueso, o tenes un accidente y pierdes algún dedo, o siendo más crudos un brazo o una pierna, entonces ya no vales para nada???

Porque dice muy claramente "mientras no lo rompas conserva su valor" jejeje