martes, 14 de octubre de 2008

Pasos para gozarse un domingo de puente

Un domingo de puente festivo puede ser supremamente interesante si se ha salido de viaje, o supremamente aburridor si se ha quedado en casa. A continuación les regalaremos unos pasos para que realmente se gocen un domingo de puente en caso de que no hayas salido de viaje

1. Encuentra un evento magno que esté sucediendo en tu ciudad. Podría ser la caída de la última lágrima de tu amada, o la 14ta Feria del Libro del Pacífico, por poner un par de ejemplos.

2. Arme un parche con un par de amigos que tengan gustos semejantes a los suyos, o a los que quieras abrirle una ventana a tu alma y enlazarlos a ese mundo de maravillas irreales en el que sueles vivir.

3. Hazlos madrugar en domingo, una cita a las 9:30 de la madrugada sería apropiado, si realmente quieren disfrutar de tu compañía, deben demostrarlo pagando el precio.

4. Llévalos por el camino del bien, una danza de palabras salida de tu boca, que dancen junto a las palabras que ellos emanen, será apropiado hasta que lleguen a un destino palpable. Este destino podría ser la torre más alta de alguno de los castillos de tu ciudad, o como en este caso, disfrutar lo mejor de MUDA 2007 en la Cinemateca de UV.

5. Tras una buena dosis de paisaje o de cortometrajes, se puede seguir el camino amarillo hasta Oz, o seguir el olor que llevan los libros nuevos, hasta la exposición literaria realizada en el Coliseo de la Universidad del Valle. Y una vez adentro pase largos minutos contemplando nuevas obras, clásicos de la literatura, curiosidades que siempre se desearon tener, o que nunca se imaginó que alguien las publicaría.

6. Aproveche, ya que está en ese lugar, y recuérdele a sus amigos que una fecha muy importante se avecina. No importa en realidad la relevancia de la fecha, puede ser que se cumplen 638 días desde la última vez que leyó un libro de superación, o el quinto ciclo lunar desde que ayudaste a parir a tu gata, o que falta una semana para que te gradues de la especialización que estés realizando. Sea lo que sea que les recuerdes, asegúrate de buscar lo más costoso del lugar, algo que sepan que deseas con el alma, y muéstraselos como quien no quiere la cosa, esperando que entre ellos dos, y un centenar más, decidan reunir fuerzas y dar un regalo que de verdad valga la pena.

7. Por supuesto si no tiene dinero para irse de paseo, tampoco lo tendrá para comprar libros nuevos, así que más bien guárdelo para probar los manjares que pueda encontrar a su alrededor. Podrían ser desde los manjares más exóticos, como grillos asados, si es que acaso se vive en algún lugar del oriente del planeta. Siempre atínele a bocadillos con materiales de la región, si se está cerca del pacífico colombiano, pues podrán ser unos deliciosos buñuelos de mariscos, o unas 'marranitas marinas', también rellenas de mariscos. Todo esto debe estar apropiadamente acompañado de chontaduro, grosella, jugos de borojó o guayaba coronilla, en fin, las cosas más cotidianas.

8. Cuando el abrebocas haya sido suficiente, piense en el plato fuerte. Un arroz con camarones podría ser una excelente elección, pero un sancocho de pescado, con bagre frito, o un sudado ya sea de tollo o de camarones, también son una elección mas que acertada. Asegúrese que cada uno de los animales consumidos hayan expiado sus penas, sino absorberá parte de su karma, y lo más importante, le sabrá simple en el paladar.

9. Una vez quede completamente satisfecho, podrá dirigirse nuevamente al lugar de inicio, donde siempre encontrará algo que valga la pena, puede que hayan iniciado un concurso de tiro si su elección fue la torre más alta de un edificio, o como en nuestro caso, la cinemateca estaba proyectando unos interesantísimos documentales de Luís Ospina, donde nos mostraba que 35 años después, Cali sigue siendo Cali, con la misma afición por la música, los mismos borrachos en la cabalgata, la misma queja por la inconformidad, el mismo amor a todos, sin mirar quien es local o extranjero.

10. En el camino salude a algún amigo medio loco que se encuentre en el camino, las relaciones sociales siempre serán importantes, especialmente si se trata de un amigo que esté adornando el lugar donde se encuentren.

11. Ya con el tiempo transcurrido, busque la versión no oficial del magno evento al que está asistiendo, puede ser una pelea en la que se esté apostando en la parte trasera de algún coliseo, o la venta de libros usados fuera de las instalaciones de los stands de los libros nuevos.

12. Contemple sus adquisiciones, sus trofeos de batalla, acompañados de algún manjar que le revitalice el alma y le refresque el cuerpo.

13. Use sal y pimienta al gusto, sírvase y disfrute.

3 comentarios:

Sama dijo...

Un excelente día; de esos que tienen contenidos muchos caminos para recorrer en un mismo espacio, y todos te conducen a buen puerto.

Muy bien dibujadas las huellas de estos pasos, Mauro Z. Dan ganas de recorrerlas de nuevo.

Macaco dijo...

Ajah, con que fué por eso que no caiste a jugar.

Bueno, es un excelente plan de domingo, lástima que yo no participara de él.

Andrea dijo...

Excelente plan el que has pintado, lo realicé esta semana y me encontren con cosas deliciosas e interesantes...
Vale la pena repetirlo antes de terminar la feria..