jueves, 4 de junio de 2009

CAFÉ

Tras unas noche más corta de lo necesario, él intenta levantarse con el sueño aun doliéndole en sus ojos y el cuerpo gritándole la injusticia de dejar el lecho que estaba destinado únicamente para su reposo. Tomó su pasta para la gastritis sin haberse cepillado, cosa que nunca hacía por el asco que lo generaba, pero en ese momento su cerebro había decidido seguir durmiendo y su cuerpo se movía en espasmódicos y erráticos movimientos reflejos.

El inicio de la mañana continuó sin mayor novedad, simplemente entró al baño, su cepillo se esmeró de dejar limpio sus enormes dientes, el agua le dio un largo e higiénico abrazo, pulió su poco espesa barba, el gel hizo todo lo posible por doblegar su cabello, y al salir del baño ya estaba no solo presentable sino que además, y más importante, ya medianamente despierto.

En su habitación, y debido a la fotosesibilidad que el sueño suele traer de acompañante, aquel hombre decidió manejarse en su habitación por instinto, por las penumbras que la luz de su ventana intentaba infructuosamente de disipar, guiado por la certeza que da el vivir más de década y media en el mismo lugar. Así siguió su rutina, cubriendo su blanco y semi-obeso cuerpo con nuevas pieles producidas de hilo, capa tras capta, desde su más íntima prenda, hasta la larga y delgada corbata que oscilaba alegremente de su cuello, el único símbolo que no reflejaba la pesadumbre soñolienta de aquel ser.

Protegió sus pies con un negro cuero, que hacía perfecto juego con una negra correa que rodeando su cintura terminaba haciendo la noble labor de sostener en su lugar sus largos pantalones.

Y así, una vez vestido, consumiendo aquellos orgánicos materiales que le darían energía en la primera parte del día, y ahora a pocas instancias de estar completamente despierto, decidió que era el momento para enfrentarse al veloz y agresivo mundo. Así que salió de su refugio y emprendió su caminata que había cuadruplicado su distancia desde que el nuevo sistema de transporte masivo había alejado los ronroneantes vehículos que lo conducirían hacia el infinito… o hacia su trabajo, lo que llegara primero.

Y empezó a caminar, un paso, dos, diez, treinta y tres y medio.

[CAFÉ]

Esa palabra invadió su mente ¿quería café?, ¡No! No era eso, era algo más.

[CAFÉ]

Era algo en su campo de visión, así que miró su corbata que era azul con morado… no, no era eso.

[CAFÉ]

Volvió a chequear, tanto su camisa como su pantalón eran azules.

[CAFÉ]

Incluso revisó su correa que era de un perfecto y monótono negro.

[CAFÉ]

No era algo fijo, era intermitente como llegaba el estímulo. Así que miró hasta el suelo, en donde en ese momento avanzaba su pie derecho que tenía un zapato de un íntegro negro.

[CAFÉ]



[CAFÉ]



[CAFÉ]



[CAFÉ]

Algo tenía que ser. Se detuvo justo ante la segunda avenida principal que debía atravesar, una autopista. Ya se sentía completamente despierto, lo sabía porque al abandonar por completo el mundo de los sueños, dejaba de pensar en forma lírica y ahora si podía nombrar las cosas como “corbatas” y “zapatos”. Y ahí, parado, esperando a que cambiara el semáforo que le daría paso a continuar el último tramo de su camino, hizo el último chequeo:

Corbata azul y morada. Camisa azul clara. Pantalón Azul Oscuro. Correa Negra. Zapato derecho negro. Zapato izquierdo café.

[CAFÉ]

Ahora lo entendía. Lo meditó por un momento, pensando en el largo camino recorrido. Pero no, tenía reuniones importantes ese día, y era necesario devolverse a buscar una correa apropiada, alguna que tuviera tanto negro como café. En el camino de regreso recordó que no tenía correas de esas características, así que tendría que cambiarse uno de sus zapatos, el café para no tenerse que cambiar de correa. Pero ahora, despierto, con una sonrisa en sus labios, sabía que ese sería un interesante día, bastante ocupado, pero interesante.



Y ahora, teniendo en cuenta que este es un Aleph, quisiera que ustedes, nuestros lectores, nos contaran ¿de que forma particular ha empezado alguno de sus días?

Fotos: Mauro Z

9 comentarios:

kxi dijo...

Bueno, asustado y corriendo para llegar a clase de 6.45 am levantándome a las 6.35 am y teniendo en cuenta que en el traslado hay muchos carros que harán todo lo posible porque no llegue. Todo para descubrir unos minutos más tarde, que no era ni jueves ni martes, y que podía llegar al trabajo (si quería) a las 9 am.

Y si, con una cosa en la mente: [CAFÉ], pero del que se bebe! :P

d4rk45h0m1 dijo...

Simplemente me levanté de afán, 6:30 am y el mundo no parecía ser tan luminoso, pense que iba a llover más tarde. Con las carreras de siempre un baño rápido, un milo frío, alistar la maleta y el mundo seguía sin su luz habitual. 7:20, me cogió la tarde, el casco, la moto, atravieso la ciudad extrañando la luz de la mañana. Ya cuando estaba en mi escritorio en la oficina frente a la pantalla de mi odiado pc con WVista y vi que no solo la luz del mundo se había ido si no tambien el contorno y definición de las cosas, me dí cuenta que había dejado mis gafas en casa.

Sama dijo...

A mí una vez, en tiempos de la macondiana "Hora Gaviria", mi madre me despertó afanadísima porque iba a perder el autobús del colegio, y me hizo salir al paradero a las ¡4:45 A.M.!

Caí en la cuenta casi 15 minutos después, cuando me devolví corriendo a dormir en el sofá unos cuantos minutos.

Nadie me preguntó más tarde porqué llegué con el uniforme tan arrugado como mis párpados y mis muy escasas ganas de estudiar esa mañana.

hilito_azul dijo...

A veces una melodía despierta en mi cabeza, otras un susurro, otras sólo desvelo. Nada de eso importa excepto saludar al Sol y a la Luna, saludar pájaros que me rondan y secretamente puedo escuchar. Quizá lo más curioso es despertar en la oficina, habiendo olvidado todos los pasos previos que necesité para llegar... y no tomo café y también olvidé mis lentes un día...

Ianck dijo...

primero que todo, "oh por dios Z" tu siempre me sorprendes de las formas mas raras (aun cuando intentas mostrar tu ignorancia en el magic a pesar de tener años jugandolo, una estrategia propia e incluso un maso favorito)

cierto dia me desperte a las 6 am para ir a mi trabajo mire el grifo de la llave de la cocina que queda frente a mi habitacion comence el dia y al desayuno me di cuenta que mi madre me habia preparado los huevos como a mi me gustan me dije esto es un sueño

me me desperte a las 6 am para ir a mi trabajo mire el grifo de la llave de la cocina que queda frente a mi habitacion comence el dia al medio dia me di cuenta que yo no usaba mocacines y que debia estar trabajando e san fernando no en melendez me dije esto es un sueño

me desperte a las 6 am para ir a mi trabajo mire el grifo de la llave de la cocina que queda frente a mi habitacion comence el dia, en la noche nos visitouna tia muerta medije esto es un sueño

y asi siete veces mas me di cuenta que estaba soñando, cuando desperte finalmente mire la misma imagen que mi sueño, el tiempo que mas dure en darme cuenta que estba soñando fue una semana.

a menos que esto sea un sueño.... no aun sigo aqui.

Obito dijo...

Despierto como de costumbre, me baño, me cepillo los dientes, me arreglo y hasta tomo un buen desayuno, miro mi reloj y noto que voy bien de tiempo, nada de retrasos ni contratiempos, alisto mi maleta con lo necesario para ese dia, me dirijo a la puerta para salir.....de repente suena el despertador, abro los ojos, y todo lo que parecia ser tan real solo fue un sueño, miro de reojo el reloj....maldita sea!!! hoy llegare tarde a mi destino.

Claudia Coronell dijo...

La verdad he tenido comienzos de días muy chistosos, un día me pasó lo tuyo pero con la combinación "Bolso-zapatos", pero un día en Inglaterra, madrugué pensando que eran las 4 am para llegar a mi destino a las 6am y resultó que era cambio de horario y en realidad me levanté a las 3am y llegué a mi destino a las 5am!!!!! Demonios, perd+i una hora de sueño!!!!!!

Eltharion dijo...

Recien empezaba a trabajar en una buena empresa el anho pasado, un dia me sorprendi que me hubiera levantado incluso antes de que sonara ese maldito despertador que me aleja de mi placer onirico... veo el reloj y veo... 5:20 am.... bueh es mas temprano, pero no quise aprovechar los 10 minutos que aun me quedaban de suenho...

rapidamente entre a la ducha, un poco sorprendido que mis caseros de ese entonces no se hubieran levantado aun... duchazo, vestirme, disponerme a salir a esperar el bus de la empresa... miro por la ventana y aun es oscuro... uhmm eso esta raro, mas o menos deben ser las 5:50 am... y ya deberia clarear, pero nada, solo penunbra y silencio lugubre...

que pasa? estoy sonhando?... miro mi reloj para saber exactamente la hora... POR UN DEMONIO!!!!! son las 2:50 am y en medio de mi sopor confundi el 2 con el 5.... ahora todo tiene sentido, ya estoy banhado, vestido, pero aun me quedan 3 horas mas para dormir... suelto un madrazo para mis adentros, y prefiero pasar las 3 horas restantes que me quedan en boxers... antes de dormir no puedo evitar reirme un poco... eso pasa... no????

kxi dijo...

Yo no hubiera podido dormir después de bañado a menos que me subiera en un bus...