sábado, 4 de julio de 2009

Twittering

Bueno, ya antes he hablado de Twitter por aquí. Una vez referencié unas instrucciones sobre un osito twittero y otra vez hice referencia a un micropost (que es lo que se hace en twitter: se micropostea, si se puede usar esa palabra) en el cual me desahogaba de un día muy cargado.

En cuando al primer caso, pues podría mencionar una cantidad que me ha gustado en la misma página (salve o Zeus a los surfistas de la red para que puedan llegar a NPC), por ejemplo Twitter en el váter (para los españoles), o uno genial, las plantas twitteras, la silla que twittea tus pedos, lo cual es ciertamente asqueroso, en fin, además de la poderosa herramienta de comunicación algunos, con más tiempo que yo, o con el mismo, pero invertido de forma diferente, se han hecho a inventos, graciosos y novedosos, que a futuro servirán para ampliar el desarrollo de las interfaces hombre - máquina. ¡Fascinante!

Por ahora yo sólo subutilizo Twitter. Es más, ni siquiera, a pesar de que todos los integrantes del blog somos ingenieros, no hemos incluido nada en nuestro blog para que nuestros artículos puedan ser compartidos por twitter, o por facebook (ya hablaré de él). No, hemos dispuesto nuestro tiempo técnico para el "laburo" como lo llaman Z y Sama, asumiendo por momentos un rol argentinoide, y hemos dejado para el blog nuestro tiempo de creación. La mayor parte de las veces sólo desde lo escrito. A mí Twitter me sirve para tres cosas: divagar, desahogar y muy, muy pocas veces, comunicar.

Abrí mi cuenta de Twitter al poco tiempo de haber abierto mi cuenta de Facebook. Tal vez unos tres o cuatro meses de diferencia (ok, no fue tan corto el tiempo), y no le encontré mucho sentido inicialmente. Sólo que encontré una aplicación en Facebook que permitía actualizar el Twitter y que esto quedara en el status (estado) de Facebook. Genial, sobre todo porque el acceso a Facebook fue bloqueado en la oficina.

Lo que pongo en Twitter me gusta, porque son chispazos que pasan por mi cabeza y que necesito gritar, pero no puedo, así que los expongo a los 648 contactos que tengo en Facebook (un día pensé que tenía muchos, cuando iba como por 500 y paré de agregar gente que no conocía realmente o no consideraba amigo y también comencé a borrar y en estos días me di cuenta que mi hermano tiene más de 1000 - que cosa tan salvaje. Sigo pensando que lo subutilizo, pero bah, me gusta que mi vida real ocupe más tiempo que mi vida virtual) y a los 20 followers que tengo en Twitter. A propósito de la palabra, este video, que probablemente ya vieron cuando visitaron a NPC, es realmente gracioso: Follower! jeje. Bueno, qué forma de divagar la de hoy. Decía que me gusta Twitter, porque puedo exponer esos chispazos a toda esa gente y sé que la mayoría de ellos no entienden un carajo de las inconsistencias que se presentan entre esos chispazos. Si es cierto que muchas veces he sido muy explícito en lo que digo, otras veces sólo yo entiendo lo que puse, y otras veces hay mensajes ocultos que sólo quienes me conocen bien entenderán e incluso otras veces aquellos que me conocen bien tan sólo preguntarán. Me parece gracioso que me encuentre a la gente y me pregunte por mensajes que he puesto y que hasta asuman cosas que no tienen nada que ver con aquello que me motivó a ponerlo. Me gusta también poner cosas que pongan a la gente a pensar y que luego digan: "que man tan loco este, no le entiendo nada". Es como mi micro-diario-personal-público una especie de ego-exposición. En fin, el Twitter finalmente me agrada. Pero entiendo que así como hay gran cantidad de sensatos que usan su Twitter para cosas relativamente "útiles", pues hay una gran cantidad de "payasos bromistas" como yo (me acuerdo de unos amigos que me llamaban El Jugador, por este tipo de comportamiento) que no hacen sino divagar en pequeñas cuotas de 140 caracteres. Es por eso que casi nunca leo lo que publican las 19 personas que sigo, y mucho menos el estatus de los 648 que tengo como contactos en el Facebook. Pero a veces lo hago, y me divierto inventándome historias que completen esos 140 caracteres y hasta les respondo con comentarios totalmente salidos de contexto. Es decir, juego un rato.

Ahora, yo no los estoy invitando a usar Twitter, ni a convertir su vida diaria en un acto de exhibicionismo, de hecho aquellas cosas que escribo, intento hacerlas de forma incomprensible por esa misma razón, y otras veces pues no me importa ser algo exhibicionista y punto. Por ejemplo, estos fueron mis últimos twitts:

Icon_lockSerá que el lunes si define algo? Yo pensé que yo aplazaba las cosas, pero mi él! uf
Icon_lockTiempo, tiempo, tiempo de juego: 50 minutos!
Icon_lockTiempo, tiempo, tiempo de juego: 50 minutos!Icon_lockEn supletorio 1Icon_lockUy paella y jugo de borojó y yo con el estómago dañado. Me tocó carnecita asada.Icon_lockCon hambre. Y el almuerzo?Icon_lockDiscusión filosófica en plenoIcon_locka dos pantallas
Icon_lockva lenta la cosa

Y la otra, mi favorita para los que quieran tener vida real, además de tener vida virtual (un abrazo twittero, como el osito). Ah, casi se me olvida, pueden saltarse los primeros 30 segundos que es música, o algo sí, ni lo vi:

3 comentarios:

Obito dijo...

Buen articulo, pero en mi caso ya bastante tiempo pierdo utilizando el Facebook como para querer perder mas con Twitter!!

kxi dijo...

Bueno, después de escribirlo me quedé pensando en por qué carajos nosotros no teníamos íconos para compartir los artículos en diferentes redes sociales y se los puse. Ahora sólo tendría que encontrar un ícono de Twitter más pequeño y tal vez poner el ícono para compartirlo con fecebook

kxi dijo...

Bueno creo que ya quedó la vaina. Me bañaré