martes, 1 de septiembre de 2009

Instrucciones para ese momento cuando te levantas una mañana con el guayabo de la vida junto a algún tipo en la cama.

Buen día lectores de los Martes de Instrucciones y Pasos. En esta oportunidad vamos a publicar un documento que una de nuestras lectoras (y viejas amigas) diseño para este espacio, tras haber experimentado en carne propia… todas las llamadas que sus amigas le hacían para consultarle este tipo de cosas, nada que le haya pasado a ella, por supuesto. Gracias Vicky.

Aclaramos que por ser un artículo de un lector, no refleja los pensamientos directos de este blog o sus escritores habituales, los cuales estamos convencidos que, siguiendo los preceptos de Dios, la mejor forma de evitar estos dolores de cabeza es la abstinencia absoluta hasta el matrimonio, y aun en este, solo incurrir en esos sucios actos si es para fines reproductivos.

Cabe aclarar que Vicky nos permitió hacerle todas las modificaciones de estilo que consideramos, y entre esas estuvo la de convertirlo todo en un documento dirigido a las mujeres, ya que el original trató de mantener un estilo que permitiera ser dirigido para los dos sexos, pero llenaba de ciertas ambigüedades y caracteres inapropiados (como las prostituida "@") que le quitaban un poco del sabor real del texto. Ante eso hacemos la aclaración, no somos machistas, sabemos que a los hombres también les pasa, y por lo cual estas instrucciones pueden ser perfectamente acondicionadas para ser seguidas por un hombre, haciendo las salvedades obvias, como leer “urólogo” donde dice “ginecólogo”, y definitivamente nunca tomarte tú las pastillas del día después, esas son solo para ellas.

Esperamos que les resulten útiles estas instrucciones, aunque me gustó una frase que decía “Por un sexo seguro, placentero y sin remordimientos, haz todo lo posible para que el día después tu recompensa sea una flor, y no una pastilla”.

Instrucciones para ese momento cuando te levantas una mañana con el guayabo de la vida junto a algún tipo en la cama.

Para iniciar estas instrucciones, contextualicemos un poco. Es el peor día de tu vida, te dejo tu novio, perdiste tu trabajo o esa materia con el profesor detestable que te la hizo perder solo por que le caes mal, tu perro se orino en tu cama, te escupió un pollo, en fin, eres una piltrafa humana.

De repente, en el momento de mayor debilidad, te encuentras con esa persona intensa que a través de los años no ha podido superarte y que aguarda acechante por siempre ese momento en el cual tus defensas se han derrumbado para atacar. Tú tienes la vista nublada y lo único que encuentras es un escape para desatar ese nudo de la garganta. Así que le cuentas tus problemas, te invita a un trago, dos, tres, cuatro…

De pronto te despiertas, miras hacia un lado de la cama y ves tu ropa en el suelo, ¡Oh no! Eso no es propiamente una buena señal, miras al otro y ahí está ese hijuemadre que se aprovecho de tu nobleza, y solo atinas a gritar mentalmente ¡OH NO! ¿¿¿QUE HICE???

¡NO SE DESESPERE!, ya que aquí finalmente encontrará, paso a paso, lo que debe hacer en esta particular situación.

Primero. Verifica si todavía tienes ropa interior. Puede que estuvieras demasiado borracha para hacer nada. Y asegúrate que los 2 implicados, o sea usted y la otra persona a tu lado, sean de sexos diferentes, si es igual al tuyo puede saltarse el paso 3.

Segundo. Verifica tus llamadas perdidas y mensajes enviados del celular, que no sea que borracha llamaste a tu ex a cantar canciones de mariachi a las 3 de la mañana. Este paso no sirve de nada en realidad, más que para estar preparada psicológicamente a lo que podrías enfrentarte después.

Tercero. ¡Y aquí empieza importante! ve a la farmacia más cercana, asegúrate de estar vestida (no está demás la aclaración, en esos momentos la cabeza no está en su mejor lugar) y pide, con prudencia, “pastillas del día después”. Probablemente el tipo de la farmacia grite a los 4 vientos tu pedido y todas las viejitas que a esa hora están comprando sus pastillas para la presión se queden mirando, ¡pero no desistas!, hay cosas más importantes por las que preocuparse en ese momento. En la cajita, plan B, postinor, etc., vienen 2 pastillas, tienes hasta 3 días para tomarlas pero funcionan mejor en los 2 primeros días después del “acto”. Te tomas una pastillita (digamos que son las 11 de la mañana, buena hora para levantarse después de una noche de “esas”), la segunda te la tomas a las 11 de la noche y ¡listo el pollo! Te cuento que eso algunas veces da mareo, así que si las vomitas pues tómate un Mareol y a comprar otra pastilla más, porque ¡si la vomito, pues no sirve!

Si no venden en su farmacia ese tipo de pastillas, porque consideran que usted es un indecente, busque METODO YUSPE en google y allí le dicen como hacer lo mismo pero con pastillas anticonceptivas normales.

Cuarto. Cuando superes el trauma y le expliques a la contraparte que todo fue un error, que fue efecto de los tragos, que tú no eres ese tipo de persona, que es la primera vez que te pasa, etc., ve a donde el médico general. SI, el general, no te hace falta un ginecólogo para que te mande una SEROLOGIA (para ver que no te pegaron sífilis), Anticuerpos de HB y HC (para ver que no te pegaron una hepatitis y después te de cáncer de hígado) y por supuesto una prueba de ELISA para VIH (en otras palabras que no tengas un sida). La cuestión es que si te lo pegaron no va a aparecer positivo de buenas a primeras, si no que hay que repetirlo a los 3 y a los 6 meses después de tu encuentro furtivo. Y ten los pantalones para preguntarle a esa otra persona si sabe si tiene alguna vaina de transmisión sexual.

Quinto. No lo vuelva a hacer. Para la próxima ¡cuídese! Y que al menos le gasten un motel decente que brinden condones, hehehehe.

Bueno ojala les sirva para que no tengan que estar llamando a las 6 de la mañana un domingo a sus queridos amigos que estudian medicina así estén en la primera semana de primer semestre.

Vicky

4 comentarios:

Macaco dijo...

Hay un par de pasos más que no se listan, pero que son automáticos, como gritar, arrancarse el cabello, pegarse en la cabeza contra la pared, insultar al hijo de su madre, etc.

No todos son obligatorios, pero al menos uno si usará.

kxi dijo...

Umm, ya hay pastillas de toma única (por cosas del destino, a mí me queda muy fácil conseguirlas en horario laboral). Es decir, no hay que esperar las 12 horas para tomarse la segunda, sino que de una sola se mandan una pepa. Eso si, como la descarga hormonal es el doble, de pronto el mareito es mayor, pero sale de una del mal rato.

Creo que escrita del otro lado habría que incluir el paso de darle la pastilla a la "dama" y garantizar que se la tome.

Cristian dijo...

Falto buscar entre los escombros por algun condon usado, uno no sabe de pronto se ilumino la conciencia en algun momento dado.

Tambien es importante identificar a la persona que esta en la cama, cabe la posibilidad de que no haya sido una mala eleccion o producto de los embellecedores.

Para el (record) morbo, usar una camara en caso de que se haya uno ganado la loteria etilica.

digo yo.

Yara Mileth dijo...

Genial, ojala ahora si deje de recibir las llamaditas a las 6 AM los domingos de las arrepentidas y arrepentidos por los pecados de la noche anterior

Gracias. al fin a descansar