miércoles, 28 de octubre de 2009

La sangre y la lluvia

Siendo la película que abrió el festival internacional de cine de cali, estando en primera fila, rodeado de los más reconocidos personajes del viejo y nuevo Caliwood (reconocidos por otros, que yo soy malísimo para la farándula) esperé ver una obra magistral en todo sentido.

Lamentablemente casi me duermo durante la proyección, y no solo por la hora en que la ví.

El ritmo es demasiado lento, la historia como se planteó se pudo haber pasado con la misma intensidad en media hora de TV (o sea 20 minutos porque hay que incluirle propagandas), la única actuación que me gustó fue el de la coprotagonista, Gloria Montoya en el papel de Ángela, los demás o son muy planos o son "actores naturales", lo cual se ha convertido ya en la mejor excusa para no esforzarse.

Pero si esto no fuera poco, la temática de la pornomiseria vuelve y aflora, y ni siquiera de una manera creativa, sino dándole la misma vuelta a la vaca.
Según su director: "Los medios dicen que en el cine está agotada la violencia. Pero en Colombia no se han hecho películas serias, profundas, que muestren desde dentro del alma cómo afecta la violencia", por lo cual, presentar otra película de matones de medio peso, que matan si los miran mal, que viven del paseo millonario, secuestran y atentan a un pobre empleado enamorado, es perfectamente válido. Por favor!

Sin embargo, hay dos cosas que me gustaron (pero que no pagan la película), y es que durante toda la noche en que transcurre la historia, llueve, y esto se convierte en un actor más, como lo dice el mismo director: "Cuando llueve, la lluvia se lleva la sangre y la esconde en las alcantarillas. A las seis de la mañana hay un niño en esa misma esquina esperando al autobús para ir al colegio, como si no hubiera pasado nada. Pasan cosas muy graves y cuando amanece es como si no pasara nada".

Lo segundo que me gustó fue el manejo del sonido, que lo envolvía a uno entre el constante caer de la lluvia y los comentarios de los actores secundarios en el fondo, casi inaudibles, pero que salvaron la situación un par de veces.

A propósito de esto, me mantuvo despierto el personaje del conductor, que hizo un par de chistes en momentos indicados, pero pare de contar.

6 comentarios:

kxi dijo...

Uy, no es lunes, pero es un gusto tenerte de nuevo. Yo quiero verme Pura Sangre hoy. Haré lo posible. Por mi parte, me la vería sólo por la lluvia.

Hada Sin Varita Mágica dijo...

Yo la vi por la buena compañía que tenía al lado... pero la verdad es DEMASIADO (perdón por las mayúsculas) lenta... Pero total lo que dijo Andres Caicedo en los 60.. ojalá en Cali se pueda hacer cine en el 2000.
Quiero entradas a cine!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! :)

blueangel dijo...

Sí que bueno que volviste, me hacían falta tus letras.

d4rk45h0m1 dijo...

Me alegra saber que no soy la única inconforme. Esa pelicula me dejo un sinsabor raro, la sensación maluca de que me perdí de algo. Tal vez es que soy muy complicada pa ver cine.

Esperemos que las cosas mejoren, cinéfilamente hablando.

Anfel dijo...

A mi me gusto la pelicula, me parece que al cine colombiano le hace falta este tipo de peliculas, el ritmo se puede comparar con el de taxidriver o Gran Torino...

Macaco dijo...

Creo que la diferencia con Gran Torino, es que en esta última la historia si avanza, y aunque es efectivamente lenta la actuación hace que no se note.

Por otra parte, la historia es demasiado buena (en gran torino).

Tan solo por estos dos motivos yo no las compararía.