jueves, 5 de noviembre de 2009

Caliwood

Caliwood nació, como concepto, en la cabeza de un loco caleño llamado Andrés Caicedo, amado por muchos, despreciado por otros tantos, e ignorado más allá de una simple referencia por la mayoría. Es cierto que Caliwood no tiene la abundante producción de sus seudo-homónimos Hollywood o Bollywood, pero es una idea que nació por allá en los años 70, y que a pesar de todo, el tiempo no ha sido capaz de convertir en solo un recuerdo. Cali le apuesta al arte, Cali le apuesta al cine, y ahora Cali hizo una interesante apuesta con su Primer Festival Internacional de Cine, del cual este blog ya ha realizado bastantes referencias.

El abundante repertorio del FICC fue separado en 17 secciones, de las cuales una de ella se llamó justamente, “Caliwood: Ayer, hoy y Mañana”, donde se realizó una selección de 13 películas que van desde una realizada en 1926, hasta un preestreno. En este artículo resumimos lo que se vivió en dichas películas. Pero para esto primero una contextualización. De las 13 películas, cinco no me las he visto, una se la vio Macaco como inauguración del Festival, dos me las vi el año pasado, y seis las pude apreciar en la sala de cine de Proartes de forma gratuita.


A continuación, cada una de las películas en el orden en que fueron proyectadas.

1. La Sangre y la Lluvia

No es realmente la primera película, pero era oficialmente la “Película de Apertura” y la película de Preestreno de este ciclo. También es justamente una de las que no me he visto, pero ya Macaco hizo la correspondiente referencia en el primer artículo que hicimos sobre el FICC.

2. Caliwood

Esta fue la primera película que proyectó Proartes de este ciclo. Desafortunadamente es una de las que no me logré ver y consistía básicamente en un documental donde entrevistaban a personajes que vivieron y crearon el primer Caliwood.

3. Garras de Oro

La película más antigua de este ciclo, estrenada en 1926. Por supuesto era una película muda, y es la primera película de Colombia donde aparecen secuencias en el original coloreadas a mano, de una toma de la bandera de Colombia ondeando al viento.

4. La Mansión de Araucaima

La primera película que me vi dentro de este ciclo y fue una gratísima bienvenida. Esta película, que fue realizada por Carlos Mayolo y estrenada en 1986, es una de esas piezas que me hace sentir orgulloso de saber que en mi tierra se realizaran producciones tan buenas, tan raras, tan diferentes, tan especiales. La sinopsis la pueden encontrar en cualquier lado, una mansión donde hay una serie de personajes particulares (el Dueño, un Fraile, un Piloto, el sirviente, el Guardián mercenario y la Machiche) y llega una joven que hace que la psicodelia que ya existe en esa mansión se eleve a niveles insospechados. Fue como abrir una botella de agua de hace 23 años y descubrir que sigue estando fresca. Uno no puede decir que la entendió, tampoco que no la entendió, pero sale con la certeza de haber vivido y convivido un momento especial.

5. Flores del Valle

De esta película solo me pude “disfrutar” la segunda mitad. Película de Calvo Olmedo estrenada en 1941. Es una de esas películas en que te sonríes con ternura, como cuando vez el dibujo que ha hecho un niño en pre-escolar tras mucho esfuerzo. Objetivamente se podría decir que es una película en blanco y negro donde los cortes eran sumamente bruscos, y los diálogos eran casi recitados (con sonsonete incluido, y pausa entre frase y frase). Pero nah, nada de eso importa ante el placer de poder disfrutar una obra que ha sobrevivido tanto tiempo. Trata de una “campesina” que viene a la ciudad y demuestra que sabe más que todos en cuestión de expresiones artísticas, bailando, interpretando instrumentos, cantando, recitando, y que tras un discurso final deja callado hasta a un juez de la república. Fue una experiencia bonita y realmente interesante, aunque difícilmente desearía repetirla.

6. La Gran Obsesión

Tenía un gran interés de verme esta película puesto que en una de las Kinetoscopio de este año (revista de cine) habían publicado una entrevista realizada al director (en donde decía que el productor era un pícaro), y una al productor (en donde decía que por el director perdió todo). Yo tenía franca curiosidad de esta película que era la “primera película filmada en Tecnicolor en Colombia”. Aunque esperaba que no fuera buena, debo decir que no me decepcionó, efectivamente no es buena, aunque fue interesante ver algunas de las cosas que se mencionaban en la entrevista. En resumen trata de una mujer que viene del campo y se vuelve la obsesión de todos los que se encuentra, y tras darle un único beso a uno de ellos ya decide casarse, rompiendo innumerables corazones.

Otro dato interesante es que esta (junto con Flores del Valle) eran las que proyectaron un miércoles de 4:30 a 6:30 de la tarde en Proartes. Inicialmente pensé que en ese horario habría poca gente, y fue una sorpresa darme cuenta que estaba tan lleno que incluso por un rato me tocó estar sentado en el suelo. La pregunta apropiada en este punto es ¿Qué tipo de personas van a las cuatro de la tarde a ver cine de hace 60 años?, si, no es muy difícil de adivinar, las personas que hace 60 años veían cine y ahora están jubiladas y tienen tiempo para eso. Ese fue una gran plus en el asunto, pues habían constantes comentarios de “mira, en esa casa vivía yo” o “¿recuerdas cuando demolieron esa casa?” y cantidad de comentarios por el estilo. Fue muy bonito ver a esa cantidad de “adultos mayores”, o viejitos (como me parece más chévere decirles) emocionados con lo que veían.

7. Pura Sangre

Película de Luis Ospina estrenada en 1982. Es la versión de la historia del Monstruo de los Mangones que realmente aterrorizó a Cali en los años 60 y otra de las joyas que encontré en este ciclo. Trata básicamente de un anciano hacendado que por una enfermedad necesita transfusiones continuas de sangre y su hijo chantajea a sus choferes y enfermera para que le consiga niños de donde sacar dicha sangre sin que este lo sepa. La historia como tal resulta interesante, pero la verdad es que la película está muy bien hecha, lleva la historia de forma suave y fluida, divertida y espeluznante al tiempo, mostrando exactamente lo que quería mostrar y logrando exactamente lo que quería hacer sentir. Es un placer saber que el tiempo y las mejoras cinematográficas no han disminuido la apreciación de esta película, lo que significa que fue hecha con excelentes bases.

8. A la Salida nos Vemos

Esta película de Carlos Palau de 1986 fue una de las que decidí (acertadamente, diría) no verme, para poder disfrutar una del ciclo oficial. Ya en este blog se referenció alguna película de Palau, y eso ayudó a tomar esa decisión, pero ya llegaré el momento en que le de la oportunidad.

9. Cuarenta

Cuarenta es una película que estrenó Carlos Fernandez de Soto el año pasado, y la única del ciclo Caliwood que fue presentada en Centenario. Esta fue presentada en el mismo horario de “A la Salida nos Vemos”, y no me la vi por el mismo motivo, porque estaba disfrutando de una película de la selección oficial del festival. La decisión para no escoger esta fue impulsada por la revista Kinetoscopio (una vez más) ya que no queda muy bien parada con la referencia que le hacen. Aun así creo que también esta tendrá su oportunidad en su momento (tal vez cuando cumpla los cuarenta).

10. El Rey

Otra película que tenía expectativas de verme desde que alguna vez mi papá me dijo “pasé por tal parte y estaban filmando una película que como que se llamará el Rey o algo así”. Esta película que en el 2004 estrenó Antonio Dorado Zúñiga y con la cual se clausuraba por completo la época del cine colombiano del humor de madrazo, e impulsaba todo lo que ahora llamamos “el mismo perro con otro collar” es una de esas películas de violencia, sexo y exportación de droga donde un pobre manda “harina” al exterior, se hace rico y al final lo matan. Pero es de las primeras, cuando apenas estaba empezando la moda y tenía algo de sentido hacerlas. Además, es una película muy bien hecha, con buenas actuaciones, con una dirección sería, sin presunciones innecesarias y mostrando lo que en su momento se quería mostrar. Es una de esas películas que uno se “tiene” que haber visto, aunque ya abunden las de esta clase en Colombia (todas las demás se pueden obviar).

Como nota curiosa, mientras me veía esta película, todo el tiempo sentí que la pémisa película “El Arriero” era una parodia al estilo “Epic Movie” de esta, algo así como la “Narco Movie” criolla, incluso creo que su director decía algo así como “no es otra película de Narcos”.

11. Satanás

Que hermosa película. Posiblemente algunos pensaran que hay que ser algo Macabro para calificar como “hermosa” una película que empieza con un filicidio múltiple y termina con una masacre en un restaurante, pero así es como me siento en la obligación de calificar a esta película que en el 2007 estrenó Andres Baiz, el cual estuvo presente para el inicio de la película, emocionado como un niño mostrando su juguete favorito. Trata de tres historias que transcurren de forma paralela y terminan juntas recibiendo su porción de “plomo” en pequeñas cápsulas. De estas, la actuación del protagonista (el profesor de ingles que me daba la impresión que no sabía ingles) fue la que menos me gustó, pero no era realmente mala, solo aceptable. La actuación de la mujer que ayuda a hacer paseos millonarios encontrando victimas en discotecas (pobrecita) es buena, y la actuación del padre es realmente dramática y emocionante. Pero más allá de esto, la película está llena de detalles a la altura de las grandes producciones, donde lo importante no es solamente el hilo principal, sino que alimentan los momentos con pequeños toques, como cuando la mujer va pegando calcomanías de acuerdo a su estado de ánimo. En resumen, una hermosa película.

12. Yo Soy Otro

Como mencioné en el encabezado, esta película es una de las que no me vi dentro del festival, sino que fui uno de los afortunados que se la pudo ver en uno de los tres largos días que estuvo en cartelera el año pasado. Esta película de Oscar Campo es una fiel representante de lo que es Caliwood, un cine diferente, bastante extraño, colindando con el cine arte sin dejar de ser simple ficción. Hay una realidad, las actuaciones (TODAS) son perversas; desde el inicio arranca con una “voz en off” que no tiene la fuerza para ser una “voz en off” y que augura lo que nos encontraremos en los actores. Lo interesante es que a pesar de eso, la historia es tal que logra mostrarse y brillar por encima de lo que debiera ser, pero no fue, un fátidico error. Trata de un personaje (típico empleado de oficina promedio) que descubre que está enfermo con un virus raro, y tras un hito empieza a encontrarse multiplicado, muchas veces a si mismo, todos sabiendo que son el mismo, pero cada uno con su especial personalidad y cada cual con un impulso particular de acabar con los otros, y no por metafísica, sino por plata, por corrupción, por motivos banales. Simplemente es deliciosamente extraña, así que a pesar de sus actuaciones la recomiendo enfáticamente.

Como dato curioso, uno de estos multiples personajes (que son él mismo) es un travesti que dice algo así como “… y todos han pasado por este cuerpesito” y yo no pude contener la expresión “¿Cómo así, se comía a si mismo?”, eso es llevar el morbo a niveles inimaginables, realmente me sorprendió.

13. Perro come Perro

Esta película del 2007 de Carlos Moreno es buena y punto, no excelente, tampoco mala, tal vez un poco repetida, pero fresca. Claro que estoy redundando en comentarios, ya que de esta película Samuel (un alter ego de Macaco) ya habló en este manual, así que les recomiendo mas bien dicha entrada, con sus respectivos comentarios.


En resumen, así se vivio Caliwood en el FICC que hizo Caliwood. Proartes estuvo full casi todo el tiempo, la gente participó, las películas estuvieron a la altura en contexto general, y el alma de los que asistimos ha quedado un poco mas brillante, mas alegre, y con mas estímulos para apostarle a las cosas que queremos.

¿Alguien vivió el Caliwood (ya sea el del 70 o el del FICC), y quiere decir algo? ¿O alguien que no lo haya vivido y se muera de la envidia? ¿alguno que no esté de acuerdo con lo referido o que pueda hablar de lo que no me vi?

2 comentarios:

kxi dijo...

Hola Z. Lo primero es que envidio la oportunidad que tuviste de ponerte al día con nuestro cine mientras yo me hacía cada momento más infeliz en la oficina. Pero esa es harina de otro costal. Lo segundo es que me gustó mucho la reseña y me pareció completa y franca (pues no te pones a inventar nada donde no tienes nada para decir). Lo otro son los comentarios;

La Mansión de Araucaima: Una de las que tenía muchas ganas de ver y que tendré que buscar por ahí en cualquier Chaplin o Ventana Indiscreta.

Pura Sangre: A esta le tengo más ganas que a la anterior y desató un catarsis laboral en mí junto con mi viaje no hecho a Lima. Pronto estaré haciendo algo mejor para mí.

El Rey: Concuerdo. La película es muy bien lograda y además fue muy bien mercadeada. Logró llegar a todos los públicos: intelectuales y no. Grandes actuaciones, grandes tomas y la recreación del Cali de mis padres es excelente. Muy muy caleña. Tienen que verla si no lo han hecho.

Satanás: Es hermosa como dices. Muy fuerte, pero hermosa. Además, que tal vez como a vos, le revuelve a uno muchas cosas. Buen trabajo de Andy Báez. Por suerte tengo una copia original (de mi hermano) en mi casa en donde pude ver los extras y me di cuenta que la actuación que casi no te gustó es la mejor de todas: El actor principal de una de las historias es un Mexicano Mexicano. Qué man para actuar tan bien y esconder su acento. Un loco loco. A veces cuando me lavo las manos con alcohol en gel por lo de la porcina (y porque huele rico) me asusto. De pronto se me sale el psicópata que todos llevamos dentro (jajaja).

Yo soy otro: Le tengo ganas y miedo hace mucho rato. Miedo de que sea tan loca que termine asqueado por lo mala. Pero me la veré. El otro día la pasaron por TV pero yo estaba en la finca y allá entra lluviosa la señal, así que no quise agregarle ese elemento adicional.

Perro come perro: También es buena. Fue muy bien mercadeada, pero no fue tan buena como El Rey. Además uno se cansa de ver tanta violencia y quiere otras historias. El asco de la sangre y el terror comienza a llenarle a uno la taza.

kxi

beatrice aguirre dijo...

Hola Mauro, gracias por tu reseña excelente!!
La verdad si me muero de la envidia porque me quería ver la de Luis Ospina y se me cruzó con otra y no la pude ver pero no esperaba menos de él, para mi re-teso el man.

Bueno yo me ví las Flores del Valle a las 4PM, no soy viejita o adulta mayor para andar viendo cine en la tarde pero me volé como pude pues era de loque no me quería perder.
La película realmente no era la gran cosa pero para mi fué muy divertido y lindo ver cali hace como 50 años atrás y ver sus paisajes, su gente, sus costumbres, de hecho todo el tiempo cuando veía la protagonista me parecía estar viendo a mi mamita, con esa ropita y con esos peinados, jejeje muy divertido....y también sin haber visto cali hace 50 años, yo era una de las que decía: AY! caramba, mira como era pance, o te acordás de esa casa que tenía un León afuera y así cosas por el estilo.

Las de Caliwood de hoy ya las había visto y todas me encantan.
Ahora solo me queda remorderme de la envidia y empezar a tallar a ver como puedo lograr ver la de Luis Ospina. Y a propósito? Vos como hiciste para llegar a las 4 de la tarde a proartes???
Vos sabes que con mi jefe es facíl, me digo a mi misma me voy y me voy, pero vos que hiciste para poder salir se semejante bloque de concreto o ladrillos como sea??

Saludos Mauro
y hablances.

Hablances = Hablamos ENtonces