miércoles, 24 de marzo de 2010

Un ciudadano ejemplar

Me había tomado un tiempo en escribir sobre esta película, y no porque fuera difícil de digerir, sino porque me estaba tomando un tiempo para todo.

Ahora, esta película, desde el primer destello de luz sobre la pantalla, valió la pena.

Es un thriller policíaco donde el bueno gana y el malo pierde, donde la policía hace todo lo posible por atrapar a un asesino en serie, que por supuesto cree que tiene toda la razón y las justificaciones para matar a quienes mata, y que tiene el poder económico para hacerlo.

Lo verdaderamente único de la película es la manera como el asesino logra y hace todo, pues todo el tiempo ha estado frente a las autoridades, en sus narices, y estas últimas sabiendo que es él, pero sin ninguna prueba contundente para detenerlo, y cuando la tienen, tampoco lo pueden hacer.

Aquí, nuestro protagonista, Jamie Foxx, se las ingenia para descubrirlo en una carrera contrareloj que ya ha cobrado varias vidas. Gerard Butler ya nos tiene acostumbrados a papeles así, que le quedan muy bien, pero en esta película no aporta nada extraordinario.

Es una película que de verdad vale la pena ver, tanto por actuación como por guión.